Ocean Park

Así se observa parte de la erosión costera en Ocean Park.

El hundimiento progresivo de la tierra, según indican yacimientos prehistóricos, puede ser uno de los elementos que ha causado la precipitada erosión en segmentos costeros del área norte de la Isla —como ocurre en Ocean Park— opinó ayer el arqueólogo y profesor Jesús Vega, quien ha estudiado el fenómeno por los pasados 40 años.

En conferencia de prensa celebrada en el Archivo Histórico de Puerto Rico, Vega —quien es profesor en la Universidad de Puerto Rico recinto de Ponce— dijo que ha participado en expediciones subacuáticas en el área costera de Isla Verde y Condado que sustentan su teoría de que, aparte del calentamiento global, los efectos del cambio climático también son una realidad.

“A los seres humanos nos ha gustado siempre vivir cerca de la costa. Por ejemplo, en el área de Isla Verde encontramos yacimientos de una aldea pretaína debajo del agua que datan de 1,200 años a 1,400 años. Mientras que en Vega Vicente en Condado —a una profundidad de 22 pies debajo del agua— encontramos yacimientos precerámicos que son de 3,700 años antes del presente”, indicó Vega.

El arqueólogo destacó que los cambios climáticos —causados por la naturaleza— han tenido mano en la erosión costera alrededor del mundo antes de que existiera la revolución industrial o contaminantes modernos. Por esta razón, hizo énfasis en considerar tanto al calentamiento global como al cambio climático entre las manifestaciones de la naturaleza.

Agregó que 17,000 años atrás durante el Pleistoceno —periodo glacial donde grandes extensiones de tierra fueron cubiertas por mantos de hielo— Puerto Rico formaba parte de una gran isla que recorría desde Cabo Rojo hasta Isla Vírgenes.

“Todo esto cambió con la llegada del periodo Holoceno que trajo calentamiento. No podemos obviar el calentamiento global que tanto daño nos hace, pero tampoco podemos negar los resultados de lo que ha sido el cambio climático en nuestro país. Esto ha sucedido antes y tenemos que aceptar que existen factores naturales que afectan las transiciones del océano con la costa”, detalló el también antropólogo.

Puerto Rico se inclina más

Según datos presentados durante la conferencia, la placa tectónica donde se encuentra la Isla se está inclinando cada vez más, dejando el área norte cada vez más sumergida debajo del agua, mientras municipios como Ponce se han elevado por encima del nivel del mar.

Vega respondió que esto se debe a la frecuente actividad sísmica registrada en nuestra placa tectónica, que aunque para el ser humano parecen ser movimientos imperceptibles, ha provocado el hundimiento progresivo del litoral norte.

Por otra parte, advirtió sobre las implicaciones que tendría un tsunami en la parte norte donde se encuentra la fosa marina más profunda del Atlántico, ya que pudiese producir una gigantesca pared acuosa que avanzaría contra la costa a toda velocidad.

“Las ciencias naturales y las ciencias sociales deben unirse para investigar esto más a fondo. Vivimos de espaldas al mar y esto nos hace más vulnerables. No podemos esperar que un tsunami barra con unos cuantos edificios para entonces empezar a investigar. Yo no dudo que 5,000 años atrás aquí había gente, tenemos que seguir educándonos”, concluyó Vega.

Actualmente Vega se encuentra en los últimos toques para poder someter una propuesta al National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) para continuar con sus expediciones subacuáticas en el norte de la Isla.