artesano

Entre las montañas de Jayuya nace Artesano y llegará al mercado local en mayo, con un ron blanco de un año de guarda en barrica y un ‘blend’ añejo. Está hecho por manos puertorriqueñas y elaborado con técnicas innovadoras. Su fórmula estuvo a cargo del reconocido maestro ronero y consultor internacional Javier Herrera.

artesano

José Muñoz González es el gerente de Desarrollo y Negocios de Artesano.

“Lo que nos hace diferentes a otros productos en el mercado es el proceso de destilación, puesto que los rones más conocidos de Puerto Rico se producen en columnas de destilación y para Artesano utilizamos un alambique. Un método que se utiliza mayormente para destilar whisky bourbon. Este sistema de destilación permite que el líquido alcance un rango de sabores mucho más amplio y complejo”, explicó a EL VOCERO José Muñoz González, gerente de Desarrollo y Negocios del proyecto, cuyo financiamiento se dio a través de la plataforma Wefunder.

“Muchas destilerías en el mundo producen una variante del líquido que hacen y tratan de añejarlo en diferentes barriles o añaden azúcar, entre otras cosas. Nosotros hemos sido más puristas en ese sentido y decidimos no seguir esas estrategias. Quisimos dar personalidad propia a cada producto, utilizando diferentes levaduras y procesos. De hecho, utilizamos el alambique para poder afinar las cualidades que queremos en cada ron”, agregó, por su parte, Luis Cruz Rivera, socio de Artesano y director de operaciones de la Destilería Craft Spirits, que produce y embotella a Artesano. 

artesano

El ron blanco llegará al mercado local en mayo. 

Sobre las características presentes en los rones -que lucirán una elegante etiqueta hecha en estaño y pintada y enumerada a mano-, el también ingeniero explicó que “ambos están hechos mirando un estilo europeo, con características un poco más secos. También estamos enfocados en resaltar las notas de cada uno de los rones”, destacó.

El ron blanco, por ejemplo, lo describió como perfumado con notas frutales y agradables que resaltan en boca. “De entrada no se llena la nariz con un golpe de alcohol, sino que tratamos de que fuera perfumado. El año de añejamiento, aunque no le impartió color ni hizo un trabajo agresivo, le aportó notas interesantes de vainilla”, dijo Cruz. Aclaró que este no es un ron que hecho para mezclar, sino para tomar solo o en las rocas.

Mientras que el añejo se presenta sutil y no tan perfumado como el blanco, pero con notas de uvas y florales. “En boca, estas notas producen una efecto interesante, alargado y elegante. “Es un poco más seco de lo acostumbrado en el mercado, pero es parte de la elegancia que lo separa de otros productos”, acotó Cruz.

DETRÁS DE LA CONCEPCIÓN

Hasta hace dos años, Muñoz y Cruz eran dos desconocidos. Sin embargo, su pasión por el ron y la experiencia en el campo de las bebidas alcohólicas conspiraron para su junte empresarial.

Muñoz trabajó varios años en la industria local de bebidas alcohólicas manejando la categoría de rones, con la cual entendió la complejidad del negocio y le tomó “un cariño grandísimo” a este espíritu destilado. “Esto me sirvió para identificar una cantidad de oportunidades en el mercado y decidí emprender en esta línea”, aportó el socio principal y gestor de proyecto, quien durante seis años se dedicó a definir la marca, el diseño de la botella, tipo de líquido y cuál sería la estrategia para comunicarlo.

artesano

En el camino, conoció a su ahora socio por medio de su sobrino. “Él (Cruz) estaba trabajando en el proyecto de la destilería que adquirió como un negocio familiar en 2016 y le compartí mi visión de Artesano. Luis, a su vez, me compartió los planes con la fábrica. Ahí nos dimos cuenta de que las piezas engranaron perfectamente. Yo tenía la experiencia en el lado comercial de la industria y publicidad, mientras él tenía el conocimiento en el área de la manufactura y elaboración”, dijo Muñoz.

De manera similar se dio la colaboración con el maestro ronero de origen español, Javier Herrera, quien se encarga de hacer la magia con Artesano y otros productos de la destilería.

“A Javier lo conocí durante una visita a la Isla y desarrollamos una amistad a distancia. Yo le manifesté mi interés de trabajar el ron y él, igualmente, me dejó saber su interés en desarrollar un proyecto en Puerto Rico. Decidimos colaborar y el compromiso fue que él se encargaría de desarrollar la fórmula de Artesano y yo me encargaría de la comercialización de la marca. Y, en el caso de las otras marcas que tiene la destilería, es la persona que se encarga de diseñar el concepto, el proceso y el líquido final”, describió Muñoz.

LISTOS PARA DISTRIBUIR 

Para echar a correr el proyecto, el dúo de empresarios inició una campaña de ‘crowdfunding’ donde lograron levantar $220 mil -a través de cerca de 300 inversionistas- en diciembre pasado.

“Los participantes invirtieron desde $100 y hasta miles de dólares en el proyecto. El 80% de ellos puertorriqueños -residentes en la Isla o de la diáspora-, que aparentemente estaban deseosos de tener nuevas marcas de rones en el mercado. Ha sido un respaldo muy positivo”, expresaron.

Las primeras botellas de Artesano fueron embotelladas el pasado 9 de marzo, con aproximadamente 45% de alcohol por volumen. Los planes son distribuir el producto a nivel nacional tanto a las barras de alta coctelería y restaurantes, como supermercados. También, hay intenciones para llevar a Artesano y otras marcas producidas por Destilería Craft Spirits en Jayuya, a diferentes partes del mundo, incluyendo distribución en los mercados de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Brasil y el Caribe. quienes han mostrado interés en la marca.