inundaciones

Acorde con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) “cada año se producen más muertes debido a las inundaciones que a cualquier otro peligro relacionado con las tormentas”.

Y es que, aunque la principal causa de muerte relacionada a las inundaciones son los accidentes automovilísticos, las aguas producto de las inundaciones pueden contener residuos nocivos a la salud, como es el caso de las bacterias y los hongos.

Informes del CDC revelan que se desconoce a ciencia cierta lo que hay exactamente en el agua de inundación en un momento determinado. Sin embargo, algunos de los químicos o contaminantes que afectan pueden ser:

• Cables del tendido eléctrico

• Desechos humanos y de ganado.

• Residuos de ceniza de carbón que pueden contener compuestos cancerígenos, como arsénico, cromo y mercurio.

• Desechos domésticos, médicos e industriales que sean peligrosos (químicos y radiológicos).

• Otros contaminantes que pueden provocar enfermedades.

• Objetos físicos como madera, vehículos y escombros.

• Animales salvajes o callejeros, como roedores y serpientes.

Tener contacto con algunos de estos puede hacerle vulnerable a desarrollar enfermedades infecciosas o lesiones.

Para que tenga una mejor idea, la exposición al agua de inundación contaminada puede causar infecciones en heridas, sarpullido, enfermedades gastrointestinales, tétano y hasta leptospirosis.

A tales efecto, la dependencia salubrista sugiere “protegerse contra la exposición al agua de inundación —independientemente de cuál sea la fuente de contaminación— permaneciendo fuera del agua”.

Pero, si por alguna razón tuviera que adentrarse en agua producto de inundaciones, se recomienda usar botas de hule, guantes de goma y gafas de protección.

“En caso de que entrase en contacto con agua de inundación debe lavarse el área con agua limpia y jabón lo más pronto posible. Si no lo tiene disponible, puede usar toallitas húmedas o desinfectante a base de alcohol. De presentar alguna herida, debe desinfectar y tratar con prontitud y, en caso de ser necesario, buscar atención médica”.

Los CDC también informan que la ropa contaminada con aguas residuales o de inundación debe ser lavada con agua caliente y detergente antes de volver a usarse.

Es por estos peligros que se recomienda en primera instancia conocer si su zona residencial está identificada como propensa a inundaciones o derrumbes, así como conocer los planes de su comunidad para casos de emergencia, las señales de advertencia, las rutas de evacuación y dónde ubican los refugios.

Para ello puede comunicarse con la Oficina Municipal de Manejo de Emergencias (OMME) o con el Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nmead).

Esto le permitirá mantener protegida a su familia y su propiedad en caso de emitirse un anuncio de vigilancia de tormenta, huracán o inundaciones repentinas. Lo ideal es informarse al respecto —al inicio de la temporada de huracanes— para que pueda estar preparado, teniendo en cuenta que esta se extiende hasta el 30 de noviembre.

Esto se hace más relevante estos días cuando experimentamos las fuertes lluvias e inundaciones que dejó a su paso la tormenta tropical Isaías, el pasado 29 y 30 de julio. A continuación algunas precauciones que debe tener al regresar a su casa después de una inundación:

• Regresar solo después de que las autoridades locales hayan dicho que es seguro hacerlo.

• Usar solo agua embotellada, hervida o tratada para beber, cocinar, lavar platos, bañarse y cepillarse los dientes, hasta que las autoridades indiquen que el agua es segura.

• Prevenir el envenenamiento por monóxido de carbono (CO), usando generadores eléctricos, al menos, a 20 pies de cualquier puerta y ventana.

• En caso de duda, descartar los alimentos y el agua embotellada que haya entrado en contacto con el agua de la inundación o que no haya estado refrigerada por más de dos horas.

• Retirar y descartar los paneles de yeso y el aislamiento contaminado con agua de inundación o alcantarillado.

• No usar artículos que no se puedan lavar y limpiar: colchones, almohadas, peluches, etc.

• Usar blanqueador de ropa doméstico diluido para limpiar la suciedad y el moho de artículos como pisos, estufas, fregaderos, encimeras, platos y herramientas.

• Diluir el blanqueador a la concentración adecuada conforme con las tablas del CDC.

Evite los peligros eléctricos dentro y fuera de su casa

Después del paso de un disturbio atmosférico o una inundación usted debe tener cuidado para evitar peligros eléctricos tanto en su casa como en otros lugares.

• Para evitar incendios, electrocuciones o explosiones, recuerde desconectar la electricidad y el gas natural, así como los tanques de gas propano.

• Nunca toque un cable del tendido eléctrico caído. Llame a la compañía eléctrica para reportar los cables del tendido eléctrico caídos. Evite el contacto con los cables del tendido eléctrico aéreo durante las labores de limpieza u otras actividades.

• No maneje en agua estancada si en ella hay cables del tendido eléctrico caídos.

• Si cree que alguien se ha electrocutado, llame o pídale a alguien que llame al 911.