generador

En el mercado hay variedad de generadores disponibles, en diversos tamaños y tecnologías. Entre las opciones disponibles están los de gasolina, diésel y gas, para uso doméstico e industrial. Entonces, ¿cómo saber cuál es el equipo adecuado para usted?

Según Frances Berríos, presidenta del Colegio de Peritos Electricistas de Puerto Rico (Cpepr), la compra adecuada se determina acorde la necesidad familiar y a la suma de las cargas críticas de cada residencia.

“A muchas familias lo que les preocupa es mantener encendido el refrigerador, un abanico y un par de bombillas en medio de una emergencia. Para esto se recomienda usar un generador eléctrico de aproximadamente 2,200 vatios (W). Pero lo correcto es que cada familia calcule sus cargas críticas, que es como nos referimos al consumo, acorde a los equipos que se conectarán”, indicó.

La perito explicó que el refrigerador tradicional consume entre 1,200 a 1,500 W, mientras que el consumo de uno con tecnología ‘inverter’ rondaría los 600 W. Por su parte, las bombillas incandescentes consumen de 60 a 100 W, cuando las de tecnología LED apenas consumen entre 10 y 13 W. Para determinar la capacidad del equipo que requiere en su hogar, debe sumar el consumo de los equipos electrodomésticos y la cantidad de luces que necesita encender con el generador.

“Si es una nevera tradicional (1,500 W) y cinco bombillas incandescentes (500 W) sumarían 2,000 W. Esto quiere decir que requerirá un generador mayor a esa cantidad de vatios. Siempre pensando en que podría estar usando el 80% de su capacidad”, detalló Berríos, quien en agosto se convirtió en la primera mujer en presidir el Cpepr.

Para ello, la experta recomendó evaluar aquellos enseres o artefactos con los que podemos vivir ante una emergencia. También sugirió que de ser necesario remplace las bombillas por unas de alta eficiencia como las luces LED, para bajar el consumo de energía en el hogar durante la emergencia. “Partimos de esta premisa para no incurrir en la adquisición de un generador más grande de la capacidad que requiere y por ende no tenga que incurrir en un gasto de combustible mayor. Analizar la cantidad de equipo que va a querer mover, le ayudará a elegir el generador que mejor cubra sus necesidades”, acotó la también consultora en el área de dispositivos médicos en la industria farmacéutica.

generador 2

La más alta eficiencia

Asimismo, la perito destacó la eficiencia de los modelos ‘inverters’.

“Esta es una tecnología que lleva muy pocos años en el mercado. pero que el público ya conoce, principalmente a través de los acondicionadores de aire. Lo que hace esta tecnología es regular el funcionamiento de los equipos para que trabajen de forma más constante y así reducir el consumo de combustible. Esto se traduce en economía para el consumidor”, explicó la perito electricista con más de 18 años de carrera. “Es lo más recomendado actualmente”, precisó.

Según Berríos, los equipos ‘inverters’ están disponibles desde 1,200 vatios. Y, aunque tal vez su costo inicial es un poco más alto, a futuro representará una mejor inversión.

“A la larga este generador le permitirá utilizar de ocho a 10 horas con un solo galón de gasolina. En cambio un generador regular puede consumir hasta $40 diarios. Lo vimos tras el paso del huracán María, cuando la falta de energía en el País socavó el bolsillo de los puertorriqueños, que diariamente debían acudir en busca de combustible. Incluso los generadores de gas resultaron ser bastante costosos”, manifestó.

Seguridad ante todo

Otro de los aspectos a considerar cuando se adquiere un sistema de energía alterno es la instalación.

La Ley.83 (1990), establece que la conexión y desconexión de un generador de electricidad debe ser realizada por un perito electricista certificado y que todo generador debe llevar un interruptor de transferencia o ‘transfer switch’, sea manual o automático.

“Lo ideal es consultar con un perito, incluso antes de comprar un equipo. Se le puede solicitar una auditoría energética que le indicará la capacidad que requerirá de acuerdo a su consumo”, apuntó

No obstante, si se trata de un equipo portátil y el usuario opta por hacer la instalación por cuenta propia, exhortó a tener en cuenta que los generadores deben ser colocados en un lugar abierto, limpio y seco, en superficie sólida y estable –al menos- a 20 pies de distancia del hogar.

“Debe ser en un lugar aislado para evitar la entrada de monóxido de carbono al hogar y prevenir contaminación o fatalidades. También es importante prevenir electrocuciones e incendios”, recalcó.

En ese sentido, la ejecutiva enfatizó sobre la importancia de utilizar extensiones de exteriores siguiendo las indicaciones del manual del manufacturero. Igualmente, señaló que si el usuario no desea que las extensiones queden expuestas o visibles requerirá de la intervención de un profesional certificado.

“Es necesario para evitar accidentes. Si se energiza directamente de la planta al contador estaría alimentando el tendido eléctrico y las personas que estén ayudando con la recuperación del sistema estarían en riesgo de electrocución”.

Por otro lado, si se tratara de sistema que sobrepase los 5,000W, la instalación debe ser fija y realizada estrictamente por un profesional. “Este tipo de generador requerirá de una base, instalación de tubería, ‘transfer switch’ y conexión a la instalación eléctrica de la propiedad y debe dejarse en manos de un perito experimentado”, concluyó.