comerio

El Mirador de la Represa posee una vista privilegiada hacia la antigua hidroeléctrica, símbolo histórico de Comerío.

A Comerío se le conoce como la Cuna de Trovadores de Puerto Rico, elemento cultural que le ha servido como importante atractivo turístico, y por todo el año. Y es precisamente ese arraigo cultural, junto a sus paisajes naturales, lo que inspiró la integración de dos autobuses o “paseadoras” como parte de su programa turístico para transportar a los turistas interesados en conocer de primera mano sus atributos.

“Como pueblo de la montaña con limitaciones de acceso, Comerío ha tenido históricamente un rezago económico que ha limitado la capacidad de desarrollo urbano e industrial del cual han gozado otras zonas del País”, explicó a Travesía de EL VOCERO el alcalde Josian Santiago.

Según el primer ejecutivo municipal, tras evaluar las alternativas que tenían para el desarrollo económico, “identificamos que la belleza natural y fortaleza a nivel cultural podían convertirse en punta de lanza para nuestra actividad turística y en una importante fuente de empleo y promoción para nuestros artesanos, músicos y pequeños comerciantes”.

comerio

Las réplicas artísticas de las casas del sector Lazos, del monumento a La Cruz del Limón, así como una enorme silla de madera con estilo antiguo, en el kilómetro 1.4 de la carretera PR-167, hacen que los visitantes de Comerío se lleven un bonito recuerdo de su paso por el municipio.

Santiago explicó que incentivaron el establecimiento de pequeños negocios dirigidos a la gastronomía “para insertarnos en la cultura del ‘chinchorreo’ y establecimos La Trovadora y La Salsera como vehículos oficiales para ofrecer recorridos culturales por el pueblo y así atraer más visitantes”. Y ahora las paseadoras son toda una atracción. Para que tenga una idea, La Trovadora es conducida por un chofer quien, junto a un guía turístico, transporta a los visitantes por los lugares de interés, luciendo atuendos que aluden a la usanza típica jíbara. De igual forma, durante el camino les deleitan con música de trova para resaltar la aportación de los músicos comerieños.

Pero justo cuando comenzaban a experimentar un despunte económico gracias a esta iniciativa, llegó la pandemia de Covid-19 a obstaculizarlo.

RECORRIDOS

La Casa de la Cultura —casona donde habitaba el administrador del complejo tabacalero de Comerío—, el Árbol de la Vida —a la entrada del pueblo en una plaza abierta, obra de un escultor comerieño—, el Museo Tabacalero y el Mirador de la antigua planta hidroeléctrica, entre otros, forman parte del recorrido por el centro urbano comerieño.

Asimismo, el Hotel Media Luna —hospedería municipal de 17 habitaciones que cuenta con restaurante y área recreativa que incluye piscina y un pequeño parque acuático— y la ruta gastronómica que comprende poco más de una decena de establecimientos —donde se confeccionan desde los platos típicos puertorriqueños hasta los emblemáticos comerieños y las famosas “tetitas de cielo”— forman parte del trayecto que los turistas disfrutan durante su visita.

Sin embargo, aunque puede ir a Comerío, pernoctar en el hotel, saborear los platos autóctonos y conocer su arte típico, solo podrá participar de un recorrido en caminata a los lugares de interés; no podrá hacerlo en las paseadoras.

comerio

El Árbol de la Vida es una escultura creada por el artista comerieño Fernando Cerpa Rivera, acompañado por el poema del también comerieño Ricardo Villanueva Serrano.

Según el alcalde, las guaguas permanecen detenidas porque no quieren que su activación sea vista como foco de contagio de Covid-19, al agrupar personas en ellas. No obstante, aclaró que los recorridos guiados continúan realizándose a lo largo del centro urbano, por reservación y solo para grupos familiares pequeños que les permitan cumplir con las medidas de seguridad sanitaria y distanciamiento.

“Para nosotros ha sido un golpe durísimo porque habíamos visto cómo todos los comercios pequeños estaban recibiendo un impacto muy positivo con el proyecto turístico y el no haber reanudado los recorridos en las paseadoras ha tenido un efecto negativo en la actividad económica”, destacó Santiago.

Con esto en mente, la administración municipal se ha dado a la tarea de continuar promoviendo a través de las redes sociales los atributos del pueblo.

“Aunque Comerío no ha tenido mucho cambios en sus estilos de vida, sabemos que para muchos resulta interesante conocer un municipio que conserva las tradiciones de una época pasada, donde se interpreta la música típica todo el año —no únicamente en Navidad— y en donde se está en contacto directo con la naturaleza”, destacó el alcalde.

En ese sentido, una de las cosas que han procurado trabajar en este tiempo de pandemia es la prevención mediante el Proyecto de Salud Municipal. Este cuenta con un equipo compuesto por una epidemióloga y educadora en salud quien provee orientación y equipo de seguridad a los comerciantes del pueblo.

Santiago atribuye a esta iniciativa el hecho de que Comerío solo haya tenido 132 casos positivos a coronavirus reportados desde que inició la pandemia y hasta el 18 de octubre.

comerio

Las Pailas del Río Hondo cuentan con caída de agua, charcas y vegetación que favorecen la recreación y relajación de los visitantes.

“Eso es señal de que se están siguiendo las medidas de precaución y eso provee que podamos decirle al público en general que Comerío es un lugar seguro y que está presto a recibir visitantes. Obviamente es un proceso gradual que se ajusta a las órdenes ejecutivas que emite el gobierno”, manifestó.

“Queremos ofrecer un ambiente seguro y de confianza para la gente y esa iniciativa ha sido esencial”, añadió.

UN PUEBLO PARTICULAR

Comerío está localizado en la región centro-oriental de la Isla, a solo 45 minutos de la zona metropolitana. Sin embargo, la principal vía de acceso al pueblo es una carretera construida en el siglo pasado. Pero en lugar de resultar desalentador para los visitantes, este hecho lo hace más atractivo, ya que adentrarse en la montaña se convierte en una experiencia interesante.

Otro dato es que en el plan de uso de terrenos del pueblo se dispone que Comerío puede desarrollar de manera urbana solo el 7% de su territorio. Esto quiere decir que los comerieños conservan el 93% de su suelo como área verde, sin semáforos ni centros comerciales.

“Es por esto que el centro urbano de nuestro pueblo es de los pocos que se mantienen vivos y con gran movimiento tanto durante el día como en la noche, y con variedad de tiendas locales. Algo que se ha ido perdiendo en el País”, precisó Santiago.

“El que venga a Comerío encontrará un municipio verde y limpio, con paisajes y estampas de un pueblo vivo, con un sentido de hospitalidad extraordinaria con el visitante. Prometo que será una experiencia sin igual con lo que es un pueblo autóctono puertorriqueño, cosa que con la modernidad y tecnología se ha ido perdiendo. Comerío provee un ambiente de vida en comunidad que evoca al Puerto Rico de antaño”, concluyó el veterano alcalde.