Coronavirus Iglesia

El Concilio de Iglesias de Puerto Rico afirmó que recibió “con mucho respeto y responsabilidad el anuncio de la gobernadora Wanda Vázquez Garced sobre una apertura escalonada de los servicios religiosos presenciales a partir del martes 26 de mayo”.

“Agradecemos sus palabras relacionadas con el principio de separación que debe existir entre la Iglesia y el Estado. Para el Concilio de Iglesias de Puerto Rico, ‘la Iglesia y el Estado se han de relacionar mutuamente, pero sin interferencias, ya que cada uno de ellos tiene una misión diferente, pero complementaria entre sí’”, dijo Dietrich Bonhoeffer, mártir y teólogo alemán.

Agrega que “nuestras denominaciones y congregaciones anhelan regresar a sus templos. Todo el pueblo de Dios en este archipiélago borinqueño expresa con todas las fuerzas de su corazón la oración del salmista que dice ‘Dios mío, solo una cosa te pido solo, una cosa deseo: déjame vivir en tu templo todos los días de mi vida para contemplar tu hermosura y buscarte en oración’”.

“Sin embargo, ese mismo pueblo de Dios está consciente de que los anhelos puros del corazón exigen decisiones sabias, inteligentes y responsables. La vida humana es sagrada. Cuidar y preservar la vida exige el mejor desempeño de todos los que ostentan posiciones de autoridad y servicio al pueblo”, agrega el Concilio.

A su entender, “la apertura de nuestros templos exige mucha planificación y preparación. Todos las denominaciones y congregaciones que formamos el Concilio de Iglesias de Puerto Rico llevamos semanas escribiendo protocolos de bioseguridad y normas de higiene claras y precisas que nos ayuden a volver a nuestros templos de una forma responsable”.

Añade que “no hacerlo así traería duras y dolorosas consecuencias. Hemos acordado que cada una de las denominaciones y congregaciones establecerá su propio calendario y proceso de apertura de sus templos. El mismo se hará en forma escalonada y luego que se verifique que las congregaciones que forman parte de estas estén en cumplimiento de los protocolos de bioseguridad y normas de higiene que cada una de ellas ha establecido”.

“Pedimos continuamente a nuestro Dios que pronto aparezca una vacuna o medicamentos que sean eficaces contra el coronavirus y su enfermedad, el Covid-19. Solo así volveremos verdaderamente a la normalidad. Enfrentamos un tiempo lleno de peligros y grandes desafíos, pero nos acompaña en ese caminar el Cristo de Dios, crucificado y resucitado”, finaliza.