Atritis rodilla

La osteoartritis es una condición degenerativa que daña al cartílago, provoca dolor y puede causar discapacidad. Las caderas, rodilla, manos, cuello y columna son las principales áreas afectadas por esta condición crónica que no tiene cura. A nivel mundial con las de 300 millones de personas que padecen de este trastorno articular.

“La osteoartritis es una condición donde se dan procesos inflamatorios que degeneran y destruyen el cartílago –tejido que funciona como amortiguador entre hueso y hueso-. Cuando el cartílago desaparece, el hueso trata de compensar y se forma un recrecimiento de hueso que se conoce como espolones óseos que en consecuencia causan la destrucción de la articulación y, con el tiempo, discapacidad”, explicó el reumatólogo Radamés Sierra Zorita.

En Europa se utiliza el término artrosis para referirse a esta condición, ya que, aunque hay procesos inflamatorios son de un nivel más bajo al que se produce en la artritis reumatoide.

Según el especialista en reumatología, este término describe mejor la condición cuyo síntoma principal y que lleva al paciente a la oficina médica es el dolor en las distintas articulaciones.

“En las manos típicamente afecta la articulación metacarpofalángica e interfalángica. Aunque hay otras condiciones reumatológicas que pueden afectar estas articulaciones, la causa más común es la osteoartritis”, aclaró Dr. Sierra.

Sin embargo, la condición también puede afectar las facetas que intercalan vértebra con vértebra en la espalda baja, pero son las rodillas y caderas las áreas más afectadas.

En la Isla no existen cifras estadísticas sobre la prevalencia de osteoartritis, en cambio en los Estados Unidos la condición se reporta como una de las principales causas de discapacidad, afectando principalmente a la población de adultos mayores.

“Es una condición bien prevalente en sociedades donde hay alto volumen de envejecientes y va a continuar creciendo a medida este sector de la población avanza en edad. Pero también, en las últimas dos décadas se está convirtiendo en una de principales causas de discapacidad en jóvenes. Esto se debe a una tendencia de practicar deportes extremos que pueden provocar lesiones de rodilla, que a su vez se convierten en osteoartritis en la rodilla en edad temprana y eventualmente van a requerir remplazo de dicha articulación”, acotó Sierra Zorita quien cuenta con más de cuatro décadas en la práctica médica.

El tratamiento de esta condición comienza con alternativas no farmacológicas como el uso de bastón o andador, así como órtesis de rodillas u otros aditamentos de apoyo externos.

Como terapia alternativa, se recomienda la fisioterapia y la práctica del arte marcial milenario del Tai chi, que según el Dr. Sierra “varios estudios han comprobado que si se es consecuente con ellos pueden ayudar a fortalecer los músculos periarticulares, reducir la discapacidad y el dolor provocado por la osteoartritis”.

Sin embargo, para manejar los síntomas de dolor los doctores recomiendan comenzar con medicamentos analgésico antinflamatorio. Otras alternativas son los inyectables, mientras se continúan investigando nuevas terapias dirigidas a controlar la inflamación.

Cuando estos no son suficiente, se recurre a un remplazo de articulación (rodillas, caderas o manos).

“El paciente debe dejarle saber su médico su cuadro clínico para ayudarle a realizar un diagnóstico. También, es importante que el médico escuche si el paciente tiene alguna otra condición de salud para así descartar un tratamiento que pueda traer complicaciones o futuras consecuencias a ese paciente”, enfatizó el Dr. Sierra Zorita, quien cuenta con práctica en Clínica las Américas, en San Juan.

“Una vez se tiene la condición es difícil escapársele a los molestos síntomas. Pero puede desacelerarse para prevenir o postergar un remplazo de articulación si se mantiene un peso adecuado o se va perdiendo peso. Al menos, con lo que respecta a caderas y rodillas, cuando se pierde peso se elimina presión a esa articulación, dolerá menos y el daño se puede retrasar”, concluyó el reumatólogo.