Consejos para una piel sana

• Báñese con agua tibia — no caliente — y use jabones suaves, que no irriten la piel; lávese con delicadeza, sin frotar.

• Bloquee el daño solar. Evite una exposición intensa al sol, use ropa protectora y cremas bloqueadoras contra los rayos ultravioletas.

• Humecte la piel seca. Beba abundante agua y use cremas o lociones hidratantes suaves.

• Reduzca el estrés. Sí, el estrés puede dañar la piel y otros sistemas del cuerpo.

• Duerma lo suficiente. Los expertos recomiendan aproximadamente ocho horas de sueño para los adultos.

• Infórmese. Hable con su médico si observa cualquier cambio extraño en su piel, como una erupción o un lunar que cambia de tamaño o color.

(Fuente: NIH)