Manifestación, Violencia de Género

Respondiendo al clamor de solidaridad por la muerte de Keishla Rodríguez y Andrea Ruiz, cientos de personas llegaron ayer hasta el Puente Teodoro Moscoso para expresar su coraje y frustración por los cruentos eventos ocurridos recientemente.

Justo en el lugar, el cuerpo de Keishla fue avistado el pasado sábado en la laguna San José luego de tres días desaparecida. Se cree que el cadáver fue lanzado desde el Teodoro Moscoso.

Con pancartas, banderas, ramos de flores y expresiones pintadas en sus cuerpos, los manifestantes gritaron, cantaron y le exigieron al gobernador Pedro Pierluisi que tome acción por los crímenes contra la mujer ocurridos en los pasados días.

La líder feminista Edda López responsabilizó al gobernador y a su gobierno por no ser eficaces en la lucha contra la violencia de género. También recalcó que la Alerta Rosa tiene que “mejorar sustancialmente”.

“Uno de los reclamos es que más allá de decir y declarar estados de emergencia, queremos ver acciones más contundentes. En este caso, la información de la desaparición corrió rápido. La hermana lo publicó, la policía actuó rápido (...) pero vimos también unas fallas” enfatizó López.

La feminista aseguró que cuando se activó la Alerta Rosa, nunca recibió un mensaje en su celular o una llamada que alertara sobre la activación de este mecanismo. Sostuvo que “hay unos tornillos que ajustar” para que el sistema de aviso funcione y prevenga la muerte de más mujeres.

Hermana agradece la solidaridad

Bereliz Rodríguez, hermana de Keishla, acudió también a la manifestación en el Teodoro Moscoso entrada la tarde de ayer, en donde agradeció los gestos de solidaridad expresados por la ciudadanía en estos pasados días.

Reclaman más recursos al Estado

Mientras, durante la protesta, la feminista Aliana Bigio reclamó mayores recursos por parte del gobierno para que el estado de emergencia declarado por Pierluisi vaya “más allá que una frase”.

“Estamos cansadas de los debates, estamos cansados de las promesas. Necesitamos que el Estado asuma responsabilidad con todas las mujeres de este país. Necesitamos recursos para que el estado de emergencia sea más que una conversación y se pueda implementar”, expresó.

La convocatoria Somos el grito de las que ya no están, la realizaron varias organizaciones, entre las que se encontraban: Coordinadora Paz Para las Mujeres, CON-Sentimiento, Barrileras del 8 de marzo, La Red Albergues de Violencia Doméstica en Puerto Rico, Fundación Alas a La Mujer, entre otros grupos.

Los manifestantes gritaron y repudiaron la violencia de género al son de frases como: “No fue la falda, fue el macharrán” y “Si matan a una, matan a todas”, entre otras consignas de indignación hacia los crímenes contra las mujeres.

Los asesinatos de Keishla y Andrea explotaron en coraje e indignación entre el pueblo puertorriqueño. En el fin de semana, la expareja de Andrea confesó los hechos y en la mañana del domingo el Instituto de Ciencias Forenses (ICF) identificó como de Keishla, el cuerpo encontrado en la laguna San José.

Ayer entrada la noche, se entregó el púgil Félix Verdejo a las autoridades federales, con relación a la muerte de Keishla.