Closets

La mayoría de las personas tiene más ropa y accesorios que los que realmente necesita y muchas veces esto ocasiona estragos en nuestros intentos por organizar nuestro guardarropa. Otra razón para la falta de organización en nuestro clóset es la falta de planificación a la hora de maximizar el espacio designado para este.

Un diseño de armario bien logrado procurará brindarle una variedad de compartimientos en diferentes alturas y tamaños, además le proporcionará la accesibilidad y las medidas que mejor se ajusten y funcionen en su espacio de closet disponible, sin sacrificar la estética en el mismo.

Para empezar a resolver el dilema de la organización de su clóset, averigüe cuánto espacio necesita y de qué tipo. Agrupe su ropa por ocasión, longitud o estilo.

La mejor forma de aprovechar al máximo el espacio de su clóset es utilizando dos barras paralelas, colocadas una sobre la otra. De este modo no se desperdicia espacio entre la ropa y el piso.

En un clóset de caballero, la mayor parte de las prendas caben en el espacio entre las dos barras, porque estas sirven para acomodar camisas, chaquetas, pantalones. En uno de damas, pueden acomodarse blusas y faldas cortas. Las prendas más largas, como vestidos y faldas largas, se deben colgar de una barra más alta o, a los extremos del armario. En un clóset típico, la barra superior debe estar a 82 pulgadas del piso, aproximadamente. La barra inferior debe encontrarse a unos 42 pulgadas del piso.

Para colocar las barras individuales en el espacio exacto, mida sus prendas más largas, con todo y gancho, y sume cuatro pulgadas. Si es posible, para aprovechar al máximo la capacidad de su clóset principal, instale barras dobles de lado a lado. No obstante, en muchos casos será necesaria una combinación de barras sencillas y dobles. También puede ser conveniente añadir una o dos tablillas o entrepaños estrechos para guardar suéteres, zapatos u otros accesorios.