Vargas Vidot

Vargas Vidot considera imperativo desarrollar herramientas más precisas y ajustadas a la realidad en cuanto a establecer estadísticas de personas sin hogar en la Isla.

Cada vez son más las personas que se ven obligadas a vivir en la calle, en albergues, viviendas temporales o simplemente en espacios no habilitados para la vida cotidiana. La razón puede ser simple: problemas económicos, contextos vulnerables, malas elecciones de vida, adicciones, peleas familiares y hasta escapes por situaciones de abuso o abandono.

En Puerto Rico hay 2,535 personas sin hogar. Otras 2,227 personas viven en proyectos de vivienda permanente o realojamiento rápido, según el Conteo de Personas sin Hogar 2019, que se llevó a cabo como parte de los requisitos del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano Federal (HUD, por sus siglas en inglés).

Estas cifras reflejan una reducción si se comparan con años anteriores. Por ejemplo, en el 2017 se informaron 3,501 personas sin hogar, seguido por 4,518 en el año 2015; 4,128 en el 2013; 3,445 en el 2011; 3,687 en el 2009; y 4,309 en el 2007.

La cifra es “mucho mayor”

Sin embargo, el senador y presidente de Desarrollo de Iniciativa Comunitaria, José Vargas Vidot, destacó que en la Isla no existe un censo estadístico sobre la población sin hogar, que es distinto al conteo requerido por HUD.

“La cifra es mucho mayor. Este fenómeno ha crecido significativamente durante las pasadas décadas. En Puerto Rico se lleva a cabo un conteo, pero es distinto a nuestra realidad. Se necesita un censo estadístico criollo”, explicó el senador independiente a EL VOCERO.

Vargas Vidot consideró imperativo desarrollar herramientas más precisas y ajustadas a la realidad, que permitan llevar a cabo conteos puntuales que puedan permitir desarrollar unas políticas para abordar el fenómeno de sinhogarismo, que siempre ha estado presente en la sociedad.

Cada situación es particular

Añadió que en los últimos años el perfil de las personas sin hogar ha ido cambiando y pueden ser personas que enfrentan diversos problemas como desempleo, violencia intrafamiliar y otros de carácter socioeconómico.

“La situación de las personas sin hogar en la Isla no puede ser comparada con otros continentes porque son totalmente diferentes. Esta es una isla… y lo que he visto en la calle es totalmente distinto. Aquí hay un número alto de personas sin hogar”, agregó.

Asimismo, planteó que el fenómeno del sinhogarismo siempre ha estado presente en la sociedad puertorriqueña. “Cuando se habla de sinhogarismo también se está nombrando la situación de pobreza extrema, de exclusión social, de soledad, invisibilidad”, manifestó.

El senador aborda este fenómeno en una medida que fue objeto de discusión ayer en una vista pública de la Comisión de Turismo y Bienestar Social, presidida por el representante Néstor Alonso Vega.

El Proyecto del Senado 1342, de la autoría de Vargas Vidot, que busca —por ejemplo— establecer el Plan de Abordaje al Fenómeno del Sinhogarismo en Puerto Rico y crear la Oficina de Apoyo a la Población sin Hogar y la Carta de Derechos de la Población sin Hogar, no contó con el aval del Departamento de Vivienda, el programa Sistema de Cuidado Continuo (COC) y la corporación La Fondita de Jesús.

La presidenta interina y portavoz de CoC PR-502, Belinda Hill, destacó cinco bondades o fortalezas que tiene el proyecto, pero mostró reservas ya que la centralización de estos procesos “resultaría en mayor burocracia, convirtiéndose en sí mismo en la primera barrera que encontraría la población sin hogar para acceder a servicios y vivienda”.

“Aunque vemos muchas personas en la calle y parece ser un número significativo, no es un fenómeno. Un fenómeno es Los Ángeles que tiene 30,000 personas viviendo (en las calles). Vamos a algo más pequeño, la ciudad de Miami tiene 8,000 personas durmiendo entre los puentes que componen la zona de Brickell Avenue”, dijo Hill.

Por su parte, Geraldine Bayron, directora de programación de la Corporación La Fondita de Jesús, indicó que diariamente atienden entre 100 y 150 personas sin hogar o ciudadanos que están en alto riesgo de quedar sin hogar.

“Durante el año fiscal 2018-2019, atendimos a 3,530 personas sin hogar y personas viviendo en extrema pobreza, en condiciones que representan un riesgo para garantizar un techo seguro”, sostuvo.

En tanto, Omar Figueroa, en representación del Departamento de la Vivienda, destacó que hay 135 vales destinados a la población de veteranos sin hogar que están en uso actualmente y que la agencia administra cerca de 5,300 unidades de vivienda para personas de edad avanzada, en 70 proyectos distribuidos alrededor de la Isla.

“En el 2018, el programa CoC del departamento contó con un presupuesto de un $1 millón aproximadamente, lo que equivale a 173 vales, de lo cuales el 95% está en uso”, abundó.