Manifestaciones

>Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

Por la defensa a la libre expresión y en homenaje a los trabajadores de primera línea. Así, con mascarillas puestas, partieron los manifestantes en la caravana de vehículos en conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores.

Esto luego de haberse suscitado un fuerte debate en el País por los pasados días, debido a las restricciones que implementó el gobierno en contra de los ciudadanos que deseaban manifestarse en medio de la pandemia del coronavirus (Covid-19).

“Lo primordial para nosotros es la salud y la seguridad de todos en el País. Eso va por encima de todo, por eso estamos aquí con mascarillas y guardando el distanciamiento social. Tenemos que ser creativos, pero tenemos que manifestarnos”, indicó a EL VOCERO, José Rodríguez, presidente de la Federación de Trabajadores de Puerto Rico (FTPR).

“Homenajeamos a los puertorriqueños que han estado en primera fila trabajando esta pandemia, pero tenemos que denunciar también las medidas que tomó ayer la gobernadora para reabrir los sectores económicos cuando todavía no hemos llegado ni tan siquiera al pico de contagios”, indicó el dirigente sindical.

La caravana convocada por la FTPR, recorrió la avenida Ponce de León, la avenida Barbosa, la avenida Roosevelt y el Expreso 22, para agradecerles a los enfermeros, policías y funcionarios que han servido en la primera línea de trabajo durante esta pandemia.

Sobre la gestión policiaca, que provocó el jueves el arresto de Giovanni Roberto, organizador social y coordinador del Centro de Desarrollo Político, Educativo y Cultural —quien participaba en una caravana para exhortar a la ciudadanía a manifestarse el día de los trabajadores— Rodríguez opinó que el gobierno buscaba desalentar a la ciudadanía de participar de las manifestaciones.

“Esas acciones lo que buscaban era promover que no viniera la gente a participar de las manifestaciones. Pero hoy estamos aquí llevando el mensaje al País y eso es lo importante, seguimos adelante y firmes. Así el gobierno no nos hubiese permitido la caravana, íbamos a decir presente porque eso es un derecho constitucional”, indicó el líder gremial en ruta al último destino en el Complejo Correccional de Bayamón.

No apoya flexibilización

De otra parte, Rodríguez se mostró preocupado luego de que la gobernadora Wanda Vázquez, emitiera un mensaje la noche del jueves donde confirmó la reapertura paulatina de algunas áreas de la actividad económica.

“Esto es algo sumamente precipitado. El gobierno no tiene pruebas suficientes todavía para asegurar a nuestros empleados, y expertos en salud han asegurado que el gobierno no cuenta con la información necesaria para hacer una reapertura en este momento”, indicó el líder sindical.

Añadió que la capacidad de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (Prosha), adscrita al Departamento del Trabajo, no cuenta con el personal necesario en este momento para hacer cumplir los protocolos de seguridad del Covid-19 que entreguen las empresas.

“Esa oficina ha sido desmantelada, han recortado personal de allí. No dudo que haya patrones responsables con sus empleados, pero tenemos que velar aquellos que no lo son”, concluyó Rodríguez.

Tranquilidad en la Milla de Oro

Por su parte, el coronel Juan José García, comandante del Área Policíaca de San Juan, indicó a EL VOCERO que no se intervendría con los manifestantes que decidieran participar de las distintas actividades, siempre y cuando tuvieran mascarillas, cumplan con el distanciamiento social y no bloqueen vías de tránsito.

“Estamos aquí en la Milla de Oro y todo ha transcurrido con normalidad. La Policía está aquí de manera preventiva, pueden manifestarse sin bloquear el tránsito. Si se van a bajar que tengan mascarillas y guarden distancia”, expresó García.

En la tarde del jueves García intervino con el activista Giovani Roberto y ordenó su arresto. La jueza Raiza Cajigas determinó más tarde no causa para arresto en las dos denuncias por las que se arrestó al manifestante: violación a la orden ejecutiva y obstrucción a la justicia.

La caravana transcurrió de forma pacífica y sin incidentes con las autoridades.