Sismos

El gobierno no ha registrado un alza en defunciones en los pueblos del suroeste afectados por los terremotos.

Según el Registro Demográfico, desde el pasado 28 de diciembre hasta el 21 de enero —periodo en que se intensificó la secuencia sísmica en la región suroeste del País— se ha registrado un total de 130 defunciones en los seis municipios que fueron declarados zona de desastre por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tras sufrir el impacto mayor de los terremotos.

Funerarios entrevistados por EL VOCERO coincidieron en su mayoría en que han notado un ritmo ascendente en la cifra de decesos, pero no lo atan a los recientes temblores, sino a causas naturales.

Asimismo, el gobierno anticipó igual comportamiento en la cifra de defunciones, pero tampoco lo ató a los sismos. Tanto la directora del Registro Demográfico de Puerto Rico, Wanda Llovet Díaz, como el demógrafo José A. López Rodríguez, coincidieron en que todavía están recibiendo certificados.

Los funerarios tienen cinco días para entregar los certificados de defunción al Registro Demográfico, por lo que anticiparon que eventualmente aumentará la cifra.

“Esos son los certificados de defunción que han llegado al Registro Demográfico para ser inscritos. Esto va a seguir aumentando porque a lo mejor hay algún certificado que pueda estar pendiente de evaluación en el Negociado de Ciencias Forenses (NCF)”, explicó Llovet Díaz.

Los datos revelados a pedido de EL VOCERO por el Registro Demográfico, abarcan los seis municipios incluidos en la declaración de emergencia mayor: Guánica, Guayanilla, Peñuelas, Ponce, Utuado y Yauco, pero las muertes no son atribuidas a temblores.

Hasta ahora, la única muerte confirmada oficialmente y atribuida al terremoto es la de Nelson Martínez Guillén, de 73 años, quien falleció el 7 de enero luego de que una pared de su residencia le cayera encima en la urbanización Jardines del Caribe, en Ponce.

Desde el 28 de diciembre de 2019 al 21 de enero de 2020 fueron registrados 130 certificados de defunción: Guánica (13), Guayanilla (7), Peñuelas (11), Ponce (66), Utuado (15) y Yauco (18).

En comparación, del 28 de diciembre de 2018 al 21 de enero de 2019 se registraron en la región 259 defunciones: Guánica (19), Guayanilla (17), Peñuelas (15), Ponce (155), Utuado (19) y Yauco (34).

Fuera del caso del Ponce, Llovet Díaz indicó que no han recibido más certificados de defunción atribuidos directa o indirectamente a los temblores. Añadió que todavía no han trabajado la información de la causa de muertes más comunes que predominan en los certificados.

Mencionó que la información de la causa de muerte es enviada al Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Atlanta, agencia encargada de codificarla.

Llovet Díaz recalcó que después del huracán María, el Registro Demográfico coordinó y ofreció adiestramientos a médicos, agentes funerarios y a los epidemiólogos del País sobre el tema de la documentación de las causas de muertes en los certificados de defunción en todas las regiones de la Isla.

Agregó que se adiestró a más de 300 médicos con el propósito de hacer sesiones de “train the trainers” con personal del CDC y del National Center for Health Statistics. “Después del adiestramiento entregamos unas guías de referencia que el CDC elaboró para octubre de 2017”, sostuvo.

Hablan los funerarios

Jimmy Avilés de la Funeraria J. Avilés Memorial, en Sabana Grande, ha notado un aumento en decesos. “Es cíclico. A veces sube y baja. También tendría que ver más adelante si esto es un poquito más persistente”, dijo.

Avilés dice que al mes usualmente reciben diez casos, pero que actualmente va por 20. “Yo sí sé que hubo un caso en el pueblo, de alguien que le dio un infarto. No lo trabajé yo. Los demás que he recibido hasta ahora han estado hasta cierto punto en el hospital o en la casa”, sostuvo.

Mayoría de la tercera edad

De igual forma, Jorge Báez, director de la Funeraria Báez Memorial, en Yauco, habló de un “sustancial” aumento. Aunque lo normal sería que recibiera entre ocho a 10 casos al mes, en los primeros 14 días de enero realizó 16 servicios funerarios. “No me atrevo a atribuirlo a eso (a los sismos) porque yo no soy quien, pero la mayoría de ellos son personas de la tercera edad”.

Asimismo, José Ortiz, de la Funeraria Pérez, en Guánica, mencionó que la cifra de decesos ha subido este mes coincidiendo con los temblores. Hasta el momento, han atendido 12 casos, en especial de personas de la tercera edad.

“Mucha gente salió de sus casas para protegerse y se les quedaron sus medicamentos en las casas. Tuvieron días sin tomárselos. A muchos les subió la presión, se los llevaron para el hospital y tuvieron ataques cardíacos; les sube la presión u otras condiciones”, dijo Ortiz.

En cambio, Beatriz Báez, de la Funeraria Báez Memorial, en Guayanilla, mencionó que han tenido solo cuatro casos hasta el momento. En promedio atienden entre 10 a 12 mensuales. “Ninguno asociado a los temblores”, dijo.

Mientras, Ángel Rodríguez, director de la Funeraria Shalom Memorial, en Ponce, comentó que los casos se han mantenido “básicamente igual”. En un mes, esta funeraria atiende entre 30 y 40 casos, incluyendo el de Martínez Guillén.

En tanto, Linette Cintrón, de la Funeraria Fermín Rivera Inc., en Peñuelas, indicó que no ha notado un aumento en decesos. De igual manera se expresó Angely Avilés, de la Funeraria Utuado Memorial.

“Nada a consecuencia de los terremotos”, expresó Avilés, quien añadió que la funeraria atiende usualmente 10 casos al mes y la cifra actualmente se ha mantenido así.

De hecho, en Peñuelas se dio el caso de una persona de 102 años que necesitaba un generador eléctrico. Aun cuando se lo consiguieron, la persona falleció.

Menos funerarias

Cabe destacar que, con la situación de los sismos ocurridos recientemente en la región suroeste de la Isla, dos funerarias quedaron fuera de servicio por daños ocurridos a su infraestructura, había confirmado a EL VOCERO el presidente de la Asociación de Funerarios, Eduardo Cardona.

“Hay menos funerarias operando en Puerto Rico porque la economía no es la misma y todos los negocios —sean los que sean— se han afectado. Ahora con los sismos, dos funerarias más en Guánica sufrieron daños y no son seguras para operar”, comentó.