fibrilacion

El Dr. José Torres Acevedo es cardiólogo con especialidad en medicina interna y subespecialidad en cardiología, ecocardiografía y medicina nuclear. Cuenta con 10 años de experiencia en medicina y en su oficina en Santurce trabaja cardiología invasiva, no invasiva y preventiva. El galeno también es miembro de la junta de la Sociedad Puertorriqueña de Cardiología y del American College of Cardiology.

Las enfermedades metabólicas son un conjunto de condiciones que afectan el metabolismo —proceso a través del cual el cuerpo produce y utiliza energía— así como las funciones corporales que se nutren de él. Por ejemplo: respiración, circulación sanguínea, regulación de la temperatura corporal, contracción muscular, digestión de alimentos y nutrientes, eliminación de desechos y funcionamiento del cerebro.

Algunas condiciones metabólicas más comunes son obesidad, diabetes, síndrome metabólico y enfermedad de la tiroides.

Se estima que entre un 20% y 30% de los pacientes con condiciones metabólicas están en riesgo de desencadenar enfermedades cardiacas y arritmias como la fibrilación auricular o atrial.

“Una vez un paciente desarrolla fibrilación, tiene un riesgo de hasta cinco veces mayor que la población general de sufrir un derrame cerebral,que es la principal complicación que se busca prevenir”, explicó a EL VOCERO, el cardiólogo José Torres Acevedo.

El galeno añadió que el riesgo implícito entre estas condiciones con los problemas cardiovasculares se relaciona al estrés adicional que ejercen sobre el corazón.

“Se ha visto que condiciones como la diabetes provocan cambios de remodelaje en el músculo o en la pared del corazón, lo que lleva al órgano a desarrollar problemas de relajación y contractilidad en un futuro, que pueden conducir a otras condiciones como las arritmias. Por su parte, las arritmias provocan endurecimiento en las paredes del corazón —específicamente en los atrios— que se traduce en inflamación, y desencadenan en problemas adicionales como el fallo cardiaco”, explicó el especialista en cardiología invasiva, no invasiva y preventiva.

¿Cuáles enfermedades metabólicas pudieran representar una mayor predisposición para que el paciente tenga arritmia cardiaca?, preguntamos al Dr. Torres Acevedo.

“Todas son importantes. No hay ninguna que sea más específica que otra o, de mayor riesgo, porque cada una afecta significativamente el proceso que desencadena la inflamación del corazón. Lo importante es enfatizar en la prevención de estas condiciones y el control de ellas”, destacó quien cuenta con una década en la práctica médica.

IMPORTANTE EL CONTROL

El Dr. Torres Acevedo insistió en que para evitar caer en fibrilación atrial es importante el control y la prevención, ya que muchos de los factores que pudieran aumentar el riesgo de padecer de fibrilación auricular, desarrollar coágulos y consecuentemente accidentes cerebrovascular, son factores modificables. Por ejemplo: sobrepeso y obesidad, consumo de alcohol y tabaquismo, apnea del sueño no tratada, y consumo excesivo de acelerantes o estimulantes. Mientras que los factores no modificables, son aquellos asociados a la edad (mayor de 65 años), sexo, diabetes, hipertensión, enfermedad periferovascular o que haya tenido evidencia de infarto o contar con historial familiar de enfermedad cardiovascular.

fibrilacion

“Según el perfil del paciente en la escala de predicción clínica conocida como CHA2DS2-VASc —que permite estimar el riesgo de accidente cerebrovascular en pacientes con fibrilación auricular— sumamos los factores de riesgo y nos da una puntuación del nivel de riesgo que podría enfrentar ese paciente de desarrollar coágulos. Si la puntuación da 0-1 como el riesgo es bajo, se trata con aspirina. Si la puntuación es 2 o más, se prescribe anticoagulante porque el riesgo de desarrollar coágulos es mayor”, abundó el cardiólogo con especialidad en medicina interna.

Dr. Torres Acevedo mencionó además, que un paciente diabético debe asegurarse de mantener un índice glucémico adecuado y el paciente obeso debe procurar llevar una dieta balanceada, mantenerse activo haciendo ejercicios, y evitar riesgos como fumar o ingerir alcohol.

“Lo que siempre exhortamos los cardiólogos a nuestros pacientes es que si ya tiene la preocupación debería ir con su cardiólogo lo antes posible para ser evaluado incluyendo los factores de riesgo y determinar si tiene este tipo de arritmia para empezar el tratamiento. Sin embargo, si ya fue diagnosticado, recuerde no dejar de tomar sus medicamentos para evitar un descontrol en la condición que pueda predisponerle a arritmias y la producción de trombos. Todos los médicos hemos adoptado las medidas preventivas recomendadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) para proteger a los pacientes del Covid-19. Les exhorto a sentirse en la confianza de visitar a su médico para recibir un tratamiento adecuado”, concluyó.