ESCALERAS DE GURABO

Las escaleras de Gurabo estrenan una muestra de arte urbano. 

Luego de las fiestas navideñas es probable que más de uno cuente con algunas “libritas” de más. Sin embargo, hacer actividad física o ejercicios como parte de las resoluciones para el nuevo año no tiene por qué ser aburrido ni rutinario.

Puede buscar opciones de actividades para realizar al aire libre, en cumplimiento con la Orden Ejecutiva vigente, y que adicional a ejercitarse y mejorar su calidad de vida, le permita conocer nuestra Isla.

En esta edición de TRAVESÍA le proponemos comenzar por un recorrido familiar por los pueblos de Gurabo y Villalba.

GURABO

Este pueblo localizado en la región centro oriental, es conocido como “Ciudad de las escaleras”, ya que por la carretera PR-189 hay cinco escaleras que dan acceso al área residencial del sector El Cerro.

Las monumentales escaleras fueron construidas en 1943 y cada una de ellas cuenta con entre 50 y 140 escalones. Por lo que subir y bajar los numerosos peldaños resulta en un buen ejercicio cardiovascular, ¿no le parece?

Durante mucho tiempo, estas escalinatas han sido un referente turístico gurabeño, pero además de ser únicas en su clase y de conducir a los visitantes a disfrutar de las mejores vistas de la ciudad y de la colorida comunidad que las resguarda, desde el pasado mes de octubre se unieron a la creciente oleada de atractivos que promueven el arte urbano. Aunque no se ha inaugurado oficialmente, entusiastas de las fotografías, el turismo y el arte han compartido variedad de imágenes a través de las plataformas digitales, donde se pueden apreciar mosaicos con estampas alusivas a la historia y cultura del pueblo, incluyendo su bandera.

Otros dos lugares que -además de las escaleras- de ordinario invitan a la recreación y relajación en pleno casco urbano gurabeño son: la Plaza de Recreo Luis Muñoz Marín y la Plaza de los Próceres, gracias a la cantidad de árboles que posee. Sin embargo, desde el pasado 4 de diciembre se ha destacado más por ser una de las plazas más iluminadas de la Isla, en medio de la pandemia, y permanecerá así durante las llamadas octavitas y octavón, hasta febrero cuando las luminarias tomarán un nuevo giro.

“Las luces permanecerán, pero ambientaremos con decoraciones alusivas a San Valentín”, adelantó a EL VOCERO, Lila Carrasquillo, portavoz de la Oficina de Turismo de Gurabo.

Paddle Paradise

Paddle Paradise PR es un centro de actividades recreativas al aire libre, donde se puede practicar el kayak, ‘paddle board’ o dar un paseo en botes de pedal.

Entonces, si decide darse la vuelta y aprovechar el día en la también conocida “Puerta del Turismo del sureste”, sepa que -a pesar de estar localizado en zona montañosa- Gurabo también es ideal para realizar deportes acuáticos permitidos en la Orden Ejecutiva.

Para ello, consulte a Paddle Paradise PR, localizado en la carretera PR-941 del barrio Jaguas. Se trata de un centro de entretenimiento al aire libre –endosado por la Compañía de Turismo de Puerto Rico-, que ofrece variedad de experiencias recreativas que incluyen actividades acuáticas como ‘paddle board’, kayak y botes de pedales para toda la familia. Eso sí, para disfrutar de cualquiera de ellas se requiere del cumplimiento de los protocolos de seguridad sanitaria establecidos por la empresa, incluyendo el uso compulsorio de mascarillas en todo momento. Y mucha paciencia ya que la renta de los equipos está disponible por orden de llegada los sábados de 12:00 p.m. a 5:00 p.m., y no por reservación. El lugar provee, además, una interesante experiencia gastronómica al aire libre, igualmente por orden de llegada.

VILLALBA

Otro lugar que favorece la recreación en contacto con la naturaleza es Villalba. Este centenario pueblo -localizado en la región central de la Isla-, cuenta escenarios naturales que muestra lo bendecidos que somos en cuanto a localización.

Mirador Villalba

Mirador de Villalba y Orocovis >Municipio de Villalba

Ejemplo de ello es el Mirador de Villalba y Orocovis, estructura localizada en la carretera PR-143, (de Villalba a Orocovis), que se eleva aproximadamente a 4 mil pies sobre el nivel del mar. Este lugar además de ofrecer a los visitantes del pueblo una vista privilegiada de la región montañosa. Además, es de los pocos puntos de la Isla donde se puede visualizar los extremos norte y sur de Puerto Rico, así como el Océano Atlántico y el Mar Caribe, al mismo tiempo.

Villalba cuenta, además, con uno de los lagos más lindos de Puerto Rico. Se trata del Lago Toa Vaca, un cuerpo de agua artificial -creado con el propósito principal de suplir agua a varios pueblos del sur-, que por mucho tiempo ha servido como un recurso recreativo para los visitantes que buscan disfrutar de un día de pesca, avistamiento de aves, paseos en kayak, caminatas, entre otros.

El lugar salta a la vista de todos los visitantes que transitan por la carretera PR-150 de Villalba a Coamo, quienes quedan asombrados con la clásica escena de la torre rodeada de agua y el verdor del pueblo. Pero impresionante también es la escena con que despiertan, quienes pernoctan en el rancho Esto es Vida, una hospedería de estilo rústico que promete a sus huéspedes una estadía de película.

Asimismo, la llamada “Ciudad Avancina”-por haber sido de los primeros pueblos en la Isla en contar con el servicio de luz eléctrica- inauguró la escultura de las letras de Villalba en medio de la pandemia. Consta de una magistral pieza de acero -comisionada al artista yaucano Alexis Lugo- que lleva los colores amarillo y verde de la bandera villalbeña, así como el lucero que exhiben las insignias municipales.

Villalba

La estructura, con una altura de casi 14 pies de alto, engalana la entrada al pueblo por la carretera PR-149. Esta pretende atraer visitantes que gustan de tomarse y publicar fotografías de atracciones curiosas o extravagantes a través de las plataformas digitales. Sin duda, es una obra que resulta sorprendente tanto de frente como en vista aérea o panorámica.

Villalba también cuenta con una variedad de monumentos y edificios históricos en el centro del pueblo, los cuales pueden apreciarse desde el auto o mediante caminata alrededor de la Plaza Pública José Ramón Figueroa, construida en 1923. Además, puede deleitarse de variadas y exquisitas propuestas de los establecimientos que comprenden la Ruta Gastronómica, que va desde comida autóctona, comida italiana y frutos del mar, entre otros.