yunque

El Bosque Nacional El Yunque es un referente turístico importante para el municipio de Río Grande y para la Isla en general, ya que atrae anualmente a 600 mil visitantes de todas partes del mundo.

Su indiscutible riqueza natural le ha convertido en un tesoro nacional. Es el único bosque tropical lluvioso que pertenece al sistema de Bosques Nacionales y cuenta con cerca de 29 mil acres. Se destaca por ser “hogar” de miles de plantas nativas, incluidas 150 especies de helechos, 240 especies de árboles; 88 de ellas son endémicas o raras y 23 se encuentran exclusivamente en este bosque. Y, aunque no tiene grandes especies de vida silvestre, alberga cientos de animales pequeños, muchos de los cuales no existen en ningún otro lugar del planeta. También, tiene cascadas y piscinas naturales impresionantes.

En fin, visitar El Yunque es una gran experiencia para grandes y chicos.

El principal acceso a las áreas recreativas es mediante la tradicional caminata a través del sistema de veredas entrando por la carretera PR-191 km 8.1, luego de hacer reservación —por vehículo— a través de la plataforma Recreation.gov. Es una medida cautelar para mantener el control en la capacidad de acceso al bosque, a tono con las normas de seguridad sanitaria actuales.

“Es indispensable tener boletos de reservación previo a su visita, puesto que no se proporcionará ningún boleto a la entrada, una vez se llegue al bosque”, cita el portal de referencia.

Cabe destacar que algunas veredas están cerradas por construcción hasta 2022, por lo que debe asesorarse antes de llegar.

Sin embargo, actualmente existe variedad de formas para disfrutar de sus atributos, más allá del senderismo. Por ejemplo, a través de empresas ecoturísticas privadas que le ponen en contacto con los ecosistemas que se originan en el lugar.

Entre Canóvanas, Río Grande, Luquillo y Naguabo existen opciones familiares y para los amantes de la adrenalina y los deportes extremos. La variedad es tal que podría catalogarse como “ruta de la aventura y los deportes extremos”.

yunque

Empresas de ecoturismo ofrecen entre sus atracciones, recorridos en ‘fourtracks’ por la colindancia de El Yunque.

POR TIERRA 

Anidado en el ramal del Bosque Nacional El Yunque, en Río Grande, está Carabalí Rainforest Adventure Park, una finca que comparte flora y fauna con el bosque. El lugar pone a disposición de los visitantes divertidas atracciones que pueden disfrutarse desde los tres años de edad. Puede conocer los ecosistemas a través de un paseo a caballo de una hora. También puede hacerlo sobre cuatro ruedas a bordo de un ‘fourtrack’ o UTV, en un trayecto que incluye parada en el río Mameyes. Las opciones incluyen la experiencia interpretativa donde, además, podrá pintarse con piedras como los taínos.

Cabe destacar que la participación en las distintas atracciones está sujeta al cumplimiento de ciertos requisitos como edad y estatura de menores, y otros relacionados a las medidas de seguridad para prevención de covid-19, entre otras recomendaciones de la empresa para un mejor disfrute.

El lugar integra también, un área de restaurante y tienda. Si quisiera una experiencia distinta en el mismo entorno, puede optar por hacer una carrera a través de la pista de ‘go karts’ (de mil pies) al aire libre.

yunque

Empresas de ecoturismo ofrecen entre sus atracciones, recorridos en ‘fourtracks’ por la colindancia de El Yunque.

yunque

La Paseadora del Río Espíritu Santo es una opción pasiva de ecoturismos en Río Grande, que está ligada a la oferta natural de El Yunque. 

 POR AGUA

Aunque por tierra la Reserva Natural del Río Espíritu Santo está a unos kilómetros de distancia del bosque lluvioso tropical, las aguas del río homónimo nacen en el Yunque. La Paseadora es una embarcación para 20 personas, que por muchos años ha estado habilitada para recorrer la Reserva Natural, convirtiendo al Río Espíritu Santo en el único río navegable en Puerto Rico. Abordo de La Paseadora podrá disfrutar de nueve kilómetros de reserva natural, que le permitirán apreciar y conocer sobre los ecosistemas de Río Grande. El personal del lugar podrá compartirle información valiosa sobre la flora y fauna, animales, mitos y leyendas que constituyen dicha zona ecológica. La duración del viaje es aproximadamente dos horas y trabajan por reservación. Los viajes zarpan de miércoles a domingo a las 9:00 a.m., 11:30 a.m. y 2:30 p.m.