Federación de Maestros de Puerto Rico

Mercedes Martínez, presidenta de la Federación de Maestros de Puerto Rico. >Carlos Rivera Giusti / EL VOCERO

La presidenta de la Federación de Maestros de Puerto Rico (FMPR), Mercedes Martínez Padilla, calificó como exitosa las manifestaciones ocurridas ayer como parar del paro organizado por diversos líderes sindicales. 

Martínez aseguró que el magisterio y las comunidades escolares dieron una respuesta sólida a las medidas contra la educación pública impuestas por el gobierno y la secretaria de Educación, Julia Keleher. 

La líder magisterial indicó que, según las cifras que ofrece el Departamento de Educación, el 25.8% de los maestros se ausentaron de sus trabajos con motivo del paro nacional, lo que representa más de ocho mil docentes. "Miles marchamos del Departamento de Educación a la Milla de Oro reclamando, entre otras cosas, que se revoque el cierre de unas 280 escuelas”, comentó. 

“El Departamento de Educación admitió que el 93.8% de los estudiantes no asistió hoy a clases. Esto marca un éxito indiscutible para las comunidades escolares”, dijo Martínez Padilla.

La Federación de Maestros indicó que la contundencia del paro fue de tal magnitud que, además de paralizar el sistema educativo, cerró la zona bancaria de la Milla de Oro y el principal centro comercial del país.

"Rechazamos las medidas de austeridad de la Junta de Control Fiscal federal y la complicidad hipócrita del gobierno de Ricardo Rosselló”, añadió la líder sindical. 

Martínez Padilla afirmó que “ahora las comunidades escolares debemos concentrarnos en derrotar las fraudulentas pruebas META-PR. Las pruebas estandarizadas no miden el aprovechamiento de los estudiantes y son usadas para cerrar escuelas. Los padres, madres y encargados deben notificarle a la escuela de sus hijos que no autorizan que se les administre la prueba”.

Igualmente, exhortó a los padres a comunicarse con la Federación de Maestros para solicitar un modelo de carta en el que se desautoriza a que les impartan la prueba a sus hijos.

Por último, la FMPR condenó “las agresiones y arrestos contra jóvenes que participaron en la manifestación. Fue una provocación policiaca que acorraló a los manifestantes para propiciar el ataque de la Policía”.