Oscar Meyer

En el 1936, Oscar Mayer, empresa líder en embutidos y cortes fríos mostró su arrojo y creatividad creando un ícono, que marcó la presencia de sus productos y que 85 años más tarde sigue inspirando al mundo del arte para reafirmar la solidez de la marca y su compromiso con los consumidores.

El afamado ‘Wienermobile’, un hot dog sobre ruedas, lleva casi un siglo recorriendo las vías a través de los Estados Unidos y Puerto Rico para promover la calidad de los productos de Oscar Mayer participando en eventos en comunidades, con un chofer adiestrado para interactuar con el público y contestar las preguntas de la gente.

Lo más valioso del icónico auto es que a través de las décadas siempre ha dado protagonismo a la creatividad y eso es lo que demuestra su más reciente campaña ‘Oscar Se Puso Pop’.

El ‘Wienermobile’ sirvió de inspiración para que cinco artistas dieran rienda suelta a su imaginación y crearan obras en arte pop.

Esta iniciativa une la trayectoria y nostalgia de la marca junto al arte contemporáneo.

“Oscar Mayer ha sido sinónimo de calidad y diversión en Puerto Rico desde 1960. Con esta iniciativa buscamos revigorizar la marca entre una nueva generación de consumidores, sin dejar atrás aquellas personas que ya tienen una estrecha relación con ella”, dijo Frances Sabatier, Gerente de Mercadeo de The Kraft Heinz Company.

Para esta campaña, el equipo de Oscar Mayer agrupó cinco artistas que buscaron sus recuerdos de infancia para inspirarse y crear divertidas piezas con un significado artístico sin dejar a un lado la nostalgia.

Los artistas que se unieron a esta iniciativa son Bik Ismo, Ana María, Damalola, Sergio Stuff y Angurria.

Todos ellos usaron pintura acrílica sobre aerosol para impartir su estilo a una réplica de 16 pulgadas del Wienermobile.

“Quería hacer algo que se viera divertido y colorido, contento, juguetón y jovial. Quise convertir el hot dog en un personaje que da la impresión de que va guiando el carrito. Pensé en todas las memorias alegres de mi infancia, la de mis primos y ahora sobrinos. Recordé los juegos de beisbol, los días de juego o picnics y traté de hacer algo que proyectara esa alegría”, contó Ana María sobre su creación titulada: La Baconeta.

Por su parte, la artista Damaris Cruz/Damalola, se inspiró “en la nostalgia de como mi mamá siempre solía hacer un juego en la cocina para hacernos reír y comer. Era divertido estar en la cocina con ella mientras nos preparaba cada cosita de manera tierna. Recuerdo como en cada camping al hacer los hot dogs nos escribía el nombre con algún emoji antes de que existieran emojis, o como los sándwiches por la mañana de desayuno los picaba en 4 triangulitos, ahora de grande yo lo sigo haciendo. De esa forma, quise representar mi niñez en la obra que titulé: Abre la boca que por ahí va el avión”.

La visión del artista Bik Ismo al momento de crear su pieza fue el poder combinar elementos del graffiti con la técnica de hiperrealismo representando la nostalgia que lleva en nosotros Oscar Mayer. Su pieza la tituló Happy Times.

De igual forma, la intensidad de consumo rápido de una comida que satisface al niño que tenemos dentro, los colores llamativos que capturan el movimiento y el temperamento fueron parte de la motivación de Sergio Vázquez para trabajar su obra titulada: ¿Con todo?

Tras 85 años de creatividad la marca y su ‘Wienermobile’ siguen su travesía de creatividad sin límites y calidad para llegar al corazón de todos los hogares