El chef José Andrés y la misión humanitaria de World Central Kitchen

El chef José Andrés y la misión humanitaria de World Central Kitchen ha proporcionado más de 160,000 comidas en Puerto Rico. >Suministrada

A solo horas de que el huracán Fiona tocara tierra en Puerto Rico el pasado 18 de septiembre, causando inundaciones catastróficas y arrasando con el servicio eléctrico en toda la Isla, el equipo de trabajo de World Central Kitchen (WCK) se lanzó a la calle a distribuir comidas a las comunidades afectadas.

El primer día WCK entregó 10,000 comidas y, a poco más de una semana del paso del fenómeno atmosférico, está supliendo alrededor de 40,000 comidas diarias a través de 16 cocinas —en restaurantes asociados y ‘foodtrucks’— localizados estratégicamente entre el área norte, central y sur de Puerto Rico, incluyendo pueblos como Utuado, Yauco, Ponce, entre otros. Distribuyendo a casi 200 ubicaciones alrededor del País.

WCK es una entidad sin fines de lucro establecida en 2010 por el chef y humanitario español José Andrés, quien arribó a la Isla el pasado sábado para visitar las zonas afectadas por el desastre natural y conocer de primera mano la situación de Puerto Rico. Durante varios días visitó algunas de las cocinas establecidas como parte de la misión de respuesta de emergencia, y para agradecer a los equipos de voluntarios que se activaron rápidamente.

“Es lo mínimo que puedo hacer”, manifestó a EL VOCERO, el mundialmente reconocido artífice culinario. “A mí me cuesta mucho no ir a donde está la verdadera necesidad. Acudo como un voluntario más y me gusta salir a las comunidades porque, aunque en ocasiones llegamos por lo que vemos en las redes sociales, también hay personas ancianas en lugares remotos que no tienen accesos a sus hogares, así que nos lanzamos a buscar donde está la necesidad”, agregó el chef José Andrés, mientras concluía su visita a Cabo Rojo.

“Hay muchas comunidades que lo han pasado mal en las montañas y zonas costeras. La electricidad es un tema importante. Esta no es la misma situación del huracán María (2017), pero lugares como Cabo Rojo todavía están sin electricidad en un 90%. Parece un pueblo desierto con negocios cerrados”, agregó sorprendido de que “lo de la electricidad siga sucediendo”.

Asimismo, el chef confía que “de una vez por todas se solucione la situación de energía eléctrica, porque la gente en Puerto Rico no merece que esto suceda continuamente. Sabemos que un huracán causa destrozos, pero lo que tenemos que hacer es traer equipos que rápidamente puedan restablecer el sistema. Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero hay que hacer algo para que Puerto Rico no quede tan rezagado cada vez que es afectado por un huracán. Cuando algo no funciona hay que cambiar la receta y ser un poco más creativo para que no se siga repitiendo el error”, enfatizó el filántropo.

De otro lado, José Andrés destacó que la misión de WCK no se limita a brindar comida caliente a la gente, también ofrecen medicinas, lámparas solares y útiles necesarios a quienes residen en lugares remotos, sin acceso a supermercados ni gasolineras, y sin la oportunidad de tener generadores eléctricos “porque no se los permiten”.

La entidad cuenta con programas de resiliencia que fortalecen la seguridad alimentaria y nutricional. Uno de ellos es la Red de Productores de Alimentos, antes conocida como Plow to Plate, habilitado en la Isla desde 2018.

Se trata de un programa de seguridad alimentaria y resiliencia donde la organización sin fines de lucro ofrece apoyo financiero directo a pequeños agricultores, pescadores, agronegocios y asociaciones agrícolas para regenerar la capacidad de producción, distribución y venta de alimentos a nivel local, con el objetivo de reducir la alta tasa de importación de alimentos en Puerto Rico.

“La tormenta ha sido devastadora para el sector agrícola y la Red de Productores de Alimentos de WCK ya está trabajando para ayudar a productores de la región”, dijo el chef al reafirmar su compromiso con el sector que han estado apoyando en los últimos cinco años.

“Tenemos alianzas con más de 200 granjas y negocios agrícolas locales, a quienes hemos estado comprando sus productos para poder alimentar a las familias necesitadas. En medio de esta emergencia, ha sido muy bonito poder dar de comer a los puertorriqueños con sus productos locales y contribuir de esta manera a la economía de la Isla, en un momento complicado. Aportar a que Puerto Rico se pueda alimentar a sí mismo, me llena de orgullo y es una de las metas principales de World Central Kitchen. No hay necesidad de traer la comida de afuera cuando lo mejor es poder impulsar la economía local en un momento tan duro como este. Tenemos un sistema muy bonito donde se han establecido mercados, a los que llegan muchos agricultores para vender sus productos. Además, en el proceso se crean oportunidades de trabajo y das dignidad. Es lo que hemos estado haciendo y es un operativo que ha funcionado muy bien y estamos replicando en otras partes del mundo”, concluyó el gestor de la entidad, que llegó a Puerto Rico, en 2017, tras el paso del huracán María, llevando alimentos preparados a más de un millón y medio de puertorriqueños en necesidad alimentaria alrededor de la Isla.

Sin embargo, es importante destacar que la misión de WCK no se limita a Puerto Rico, sino que está activa en República Dominicana, Bermudas y Nueva Escocia en respuesta al paso del huracán Fiona. Cuenta con equipos en el occidente de Cuba y otros dos equipos de 30 personas en Tampa, Florida, para atender las comunidades que puedan resultar afectadas por el paso del huracán Ian. Igualmente, permanecen en Polonia y Ucrania, donde por más de 200 días, José Andrés ha estado atendiendo refugiados en la zona del conflicto.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.