gemelos universitarios y sus padres

Ibrahim e Isaac junto a sus orgullosos padres. >Suministrada

Los gemelos Ibrahim e Isaac Cruz Nieves, de 13 años, se estrenaron como estudiantes universitarios este semestre tras cumplir con notas sobresalientes todos los requisitos del cuarto año de escuela superior.

Pero, igual de sobresaliente es el hecho de que estos jóvenes dotados fueron educados en su casa (“homeschooling”) por su madre.

Para añadir un nivel adicional de excepcionalidad a la experiencia de la familia Cruz Nieves, su hijo Isaac, además de ser un estudiante dotado, padece de un impedimento auditivo que progresivamente merma su sentido de la audición.

“No fue sino hasta el 28 de abril de 2014 que le hacen una prueba auditiva (a Isaac) porque él se quedaba mucho tiempo sin atender (a los maestros) y es a raíz de esa prueba que le mandan a hacer una evaluación del habla… Entonces la patóloga del habla me informa que él tenía un vocabulario de un estudiante de 13 años. Isaac tenía ocho años”, dijo Vilmarys Nieves, madre de los gemelos y quien hasta entonces no sabía del carácter excepcional de sus hijos.

Es entonces que se le recomienda una prueba psicométrica para poder determinar cuál es el coeficiente intelectual (I.Q., por sus siglas en inglés) del niño. Ese fue el inicio de un tortuoso proceso, primero con el Departamento de Educación (DE) y después con la Administración Rehabilitación Vocacional, para identificar las necesidades de sus hijos.

“Ante la espera de que el departamento me diera la cita… como se tardaron… yo decido llegar hasta el Instituto de Investigación y Desarrollo para Estudiantes Dotados de Puerto Rico y es ahí donde le hacen la prueba… Obviamente, no dejo de hacerle la prueba a su hermano para saber si también era igual”, explicó Nieves.

Inteligencia superior

Tras la prueba la madre descubre que sus gemelos son niños de inteligencia superior con coeficientes de 130 y 136. Sin embargo, a pesar del evidente alivio y orgullo de saberse madre de niños de mayor inteligencia, Nieves debió enfrentar otro escollo en la educación de sus hijos llegado el inicio del nuevo año escolar.

“Cuando vamos a comenzar el cuarto grado, la directora de la escuela en ese entonces me redactó en una minuta que ellos (la escuela) no tenían una ubicación para Isaac, y que ella no creía que fuera a encontrar ninguna. Y me dijo que me orientara sobre el ‘homeschooling’”, señaló Nieves, a la vez que recordaba la sensación de recibir sobre sí “un balde de agua fría” por no encontrar alternativas educativas para sus hijos, particularmente para Isaac, quien es “doblemente excepcional”.

Reconociendo las necesidades particulares de sus hijos, Nieves asumió la enseñanza en el hogar y trabajó las materias de manera acelerada con la ayuda de recursos externos que cumplieran con las exigencias intelectuales de sus gemelos.

Al lograr completar dos grados por año académico, Nieves sabía que la etapa universitaria estaba cerca. Sin embargo, esto no era causa de preocupación para los adolescentes, quienes fueron admitidos en la Universidad Interamericana, recinto de Bayamón, en enero pasado.

Isaac interesa estudiar ciencias de computadoras con la meta de convertirse en un especialista en seguridad cibernética. Mientras, Ibrahim estudia un bachillerato en ciencias en biotecnología con miras a ser dentista.