velero-daneses.jpg

Unidades aéreas y de superficie de la Guardia Costera socorrieron a un velero que se estaba hundiendo con ocho tripulantes a bordo en el mar Caribe, a aproximadamente 80 millas náuticas al sur de Santa Isabel.

Tras las labores de rescate en el “Zoma”, un velero con bandera danesa de 46 pies, cinco ciudadanos daneses y tres franceses, incluidos dos menores, llegaron hoy a puerto seguro en Ponce.

El teniente Anthony Orr, oficial al mando del guardacostas que trabajo en el operativo, dijo que “pese al clima desafiante, la tripulación trabajó incansablemente durante toda la noche de ayer para controlar las inundaciones a bordo del velero, hacerlo navegable y escoltarlo a refugio seguro”.

Orr expresó que “la comunicación de socorro por radio del ‘Zoma’ fue a las 9:53 de la mañana del lunes. El capitán del ‘Zoma’ informó que el buque estaba tomando agua a una velocidad de diez galones por minuto”

Tras la comunicación, un helicóptero y una embarcación de la Guardia Costera brindaron asistencia, pero antes de su llegada un buque tanque de bandera liberiana (“Horizon Theano”) respondió a la llamada de emergencia y escoltó al velero mientras las unidades llegaban al lugar.

Una vez en el lugar, la tripulación del helicóptero de la Guardia Costera bajó a su nadador de rescate y una bomba de desagüe al velero.

El nadador de rescate inició las operaciones de bombeo y trabajó con el capitán de la embarcación.

Luego llegó la embarcación de la Guardia Costera, que puso a funcionar una bomba de desagüe adicional a bordo del “Zoma”.

Mientras, los socorristas embarcaron a cuatro pasajeros del velero, incluidos los dos menores.

El equipo de control de daños de la Guardia Costera trabajó en la reparación de un agujero de uno por dos pies en el lado de estribor del Zoma, supuestamente causado por el ancla del barco.

Los esfuerzos finalmente ayudaron a estabilizar el velero, que atracó en el Club Náutico de Ponce hoy por la mañana.

En el club, oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza ayudaron a los sobrevivientes con la entrada humanitaria a los Estados Unidos y para que completaran las reparaciones de la embarcación.