vivienda María

Una residente de la urbanización Villa Prades de Río Piedras se convirtió en la primera beneficiada del programa Woman Build (WB), iniciativa especial que recluta, educa y empodera a mujeres y adolescentes interesadas en desarrollar destrezas de construcción.

Este programa que patrocina la organización sin fines de lucro Habitat for Humanity of Puerto Rico les permite a las participantes colaborar en el desarrollo del futuro hogar de una familia con necesidad de vivienda, mientras aportan su talento y servicio en el desarrollo de la sociedad.

Precisamente, Kimberly Schelmetty fue la primera afortunada en beneficiarse de las ayudas del programa WB. En días recientes se realizó parte de la renovación de su futuro hogar, ubicado en Villa Prades. En el evento se dieron cita grupos de voluntarias procedentes de empresas, escuelas y varios aliados corporativos como deShow, Supermercados Econo, PR Open, CEFI, Dow Agrosciences, SC Johnson y AD&V.

Paso al empoderamiento

La jornada comenzó con una orientación, además de una charla de empoderamiento a cargo de Karen Oliver, cofundadora de Mujer Emprende. Durante ese día las voluntarias disfrutaron de un desayuno y meriendas auspiciadas por Starbucks y Tres Monjitas.

Además, se realizaron talleres de construcción de un muro, empañetado, pintura en el exterior de la vivienda y se pintó un mural con la ayuda de estudiantes de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico, inspirados en la reconstrucción del País. Las labores fueron realizadas bajo la guía y las instrucciones de seguridad de la arquitecta Rebecca Vicéns.

“Women Build es una excelente manera de confraternizar con amigas, familiares y otras mujeres en un trabajo crucial con un impacto duradero. Las mujeres que participan como voluntarias en este programa envían un mensaje positivo y poderoso a nuestra sociedad”, expresó Amanda Silva, directora ejecutiva de Habitat for Humanity of Puerto Rico.

Esta organización busca ayudar a individuos y familias de escasos recursos en necesidad de una vivienda propia. La construcción es realizada gracias a donaciones monetarias de individuos, empresas, organizaciones, fundaciones, materiales donados y labor voluntaria. Las familias seleccionadas deben trabajar 320 horas en la construcción de su futura casa y tomar 80 horas de talleres educativos. Una vez la vivienda está completada la familia adquiere la propiedad mediante una hipoteca de 25 años sin intereses. Los pagos de la hipoteca pasan a un fondo rotativo del programa para ayudar a futuras familias.