mascarilla

Al vivir en una isla del trópico, los puertorriqueños no están acostumbrados a cubrir su rostro con otra cosa que no sean unas gafas de sol. Pero ahora, con el uso mandatario de la mascarilla para evitar la propagación del coronavirus muchas personas han notado nuevos padecimientos y condiciones en su rostro a causa del uso prologando de una mascarilla.

EL VOCERO conversó con el esteticista Omar Vargas sobre los tipos de condiciones, como tratarlas y prevenirlas.

“Cuando la piel no está acostumbrada a estar tanto tiempo cubierta con una mascarilla, hace que los poros de la piel, -cercanos al área de la nariz- se dilaten un poquito más y retengan más sebo -grasa-”, comenzó explicando Vargas.

Según el esteticista y dueño de Dreamy Beauty en los poros del rostro están las glándulas sebáceas, que producen el sebo para protegernos de las condiciones del medio ambiente.

A raíz de que esos poros están siendo tapados por la mascarilla, se interrumpe la transpiración de la piel ocasionando acumulación de sebo en el rostro, lo que provoca brotes de acné, dermatitis y hasta alergias.

Aunque estas condiciones pueden tener similitudes a simple vista, Vargas explicó que no son lo mismo.

“La dermatitis es una inflamación de las células de la piel, y verás la piel rojiza, escamosa y con pequeñas “perlitas” que no tienen salida. Sin embargo, el acné es una inflamación de la piel también a causa de las glándulas sebáceas y si no dejo que la piel transpire correctamente, el sebo se va a endurecer y se mantendrá dentro de la piel, ocasionando los brotes de acné”, comentó Vargas.

El especialista en la piel comentó que, desde el inicio de la pandemia, las visitas de clientes -tanto hombres como mujeres- con condiciones en el rostro causadas por la mascarilla ha ido en incremento.

“Diariamente atendemos de cinco a seis personas con ese problema”, añadió.

También, indicó que ha aumentado la visita de niños y jóvenes de 12 a 18 años de edad que, combinando la mascarilla con la pubertad, han sufrido cambios drásticos en sus rostros.

Pero, ¿Qué se puede hacer al respecto si esta será la nueva norma por un buen tiempo?

Vargas explicó que, de primera mano, se debe realizar en el hogar una rutina de limpieza para el rostro. Debes tener una limpiadora -con poco alcohol- acorde con el tipo de piel, un tónico y una crema hidratante.

“La gente desconoce o no utiliza el tónico. Y esto balancea el PH de la piel, lo que ayuda a prevenir la dermatitis y los brotes de acné”, explicó.

Según recomienda, todos los días se debe limpiar adecuadamente el rostro, -en la mañana como en la noche- y utilizar una crema hidratante. “Son los tres productos básicos”.

Sin embargo, Vargas indicó que el error más común entre sus clientes es que muchos exfolian su rostro “todos los días”, lo que ocasiona que surja irritaciones. “Una vez al mes es lo recomendable”.

A su vez, el esteticista indicó que se recomienda realizarse una “limpieza profunda” con especialistas en la piel una vez al mes, para retirar a profundidad las impurezas del rostro.

Pero, ¿Qué no debes hacer en tu hogar?

Vargas exhortó a las personas a dejar de tocar, apretar y “explotar” barros en el hogar.

Ya que, según explicó, en la mayoría de las ocasiones al no contar con el equipo adecuado para extraer y “matar” la bacteria, lo que se ocasiona es la proliferación de la misma en otras zonas del rostro, agravando cualquier condición preexistente.

¿Qué hacemos con las mascarillas?

Si utilizas una mascarilla quirúrgica, lo recomendable es usar una diaria, no reutilizarla.

who-clothing-mask-infographic-es.jpg

En cuanto a las mascarillas de tela, se recomienda que, al terminar de usarla, se lave y seque adecuadamente para volver a utilizar. Asimismo, si se está solo en el auto, no utilizar la mascarilla.

El lavado de manos tembién es vital para evitar llevar bacterias al rostro.