Deambulantes

De acuerdo con el estudio, una de cada 10 personas sin hogar perdió su residencia en 2017 por culpa de los huracanes.

Una de cada 10 de las miles de personas que están sin hogar en la Isla deambulan ahora como consecuencia directa de los huracanes Irma y María, según concluyó el Conteo de Personas sin Hogar que encontró 2,535 personas que viven bajo estas circunstancias.

A este número se suman otras 2,227 personas en proyectos de vivienda permanente.

De acuerdo con el conteo —presentado ayer en conferencia de prensa— el 66.2% de estos ciudadanos está deambulando ahora por primera vez en su vida. Hace dos años, el 72.8% no estaba albergado y el 54% deambulaba por primera vez.

La secretaria de la Familia, Glorimar Andújar, reconoció que los efectos del huracán se extienden más allá de las estructuras afectadas.

“Evidentemente el impacto del huracán tiene muchas vertientes. Otra de las situaciones son los efectos del trauma de pasar por el huracán y las situaciones de salud mental que se ven reflejadas por el huracán”, explicó Andújar.

Francisco Rodríguez, director ejecutivo de la Coalición de Coaliciones, agregó que al mirar las razones para estar en la calle, el 66.2% no tiene nada que ver con la adicción a drogas. Muchos, dijo, quedaron en la calle por los problemas con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) y la titularidad de las viviendas.

“Muchos no recibieron la ayuda por los problemas con la titularidad y se quedaron sin hogar”, dijo. “Ese trauma sigue vivo. Tenemos familias que, al primer aguacero, caen en un trauma y se identifica como una depresión y no lo es, es que no se ha diagnosticado como un trauma”.

Estos números contrastan con los del último conteo realizado en enero de 2017 antes de que María pasara por la Isla el 20 de septiembre, destrozando techos y casas enteras. Sin embargo, según se explicó, los números no son tan en blanco y negro porque hay otras consideraciones al mirar la estadística anterior y la presentada ayer.

“Aunque se observa un número de personas contadas menor al observado en 2017, no puede concluirse categóricamente que ha habido una reducción. Más bien, el número debe verse en conjunto con otros datos sobre las personas que han sido alcanzadas y ubicadas en viviendas permanentes como parte de los esfuerzos de los (centros) entre otros factores”, reza el estudio.

El conteo de 2017 apuntaba a 3,501 personas sin hogar en toda la Isla. En este estudio, se informó, no se incluyeron las personas alojadas en viviendas permanentes.

Los municipios más impactados

Los municipios con la mayor tasa de personas sin hogar fueron identificados entonces como San Juan, Loíza, Vega Baja, Arecibo, Rincón, Mayagüez, Guayama y Comerío. Esta vez, repiten los municipios de San Juan, Loíza, Vega Baja y Mayagüez y se une Humacao.

Los números disponibles sobre este conteo datan de 2007 cuando se reportaron 4,309 personas sin hogar. En 2009 el censo identificó 3,687; en 2011 fueron 3,445; en 2013 eran 4,128; en 2015 contaron 4,518 y en 2017 fueron 3,501.

Entre las razones más comunes para estar sin hogar, el 38.3% de los entrevistados identificó el abuso de drogas como la razón principal para estar ahora sin un techo seguro. Otro 28.9% identificó problemas familiares y otro 18.4% mencionó como su razón principal los problemas financieros o económicos.

Del total identificado, un 27% tiene una situación de “deambulismo crónico”.

Decenas de menores en las calles

Al dividir a los deambulantes entre hombres y mujeres, el 54.6% de las mujeres está deambulando por primera vez y da como razones principales el abuso de drogas, los problemas financieros y la violencia de género. En el caso de los hombres, el 51% deambula por primera vez y las razones principales para estar sin hogar son el abuso de drogas, los problemas familiares y los problemas financieros.

De las personas sin hogar contadas, 1,990 son hombres, 533 son mujeres, 11 son transgénero y una se identificó como no conforme con su género. El 92.3% lo integran mayores de 24 años y hay 110 deambulantes que son menores de 18 años.

“Ellos están identificando que hay un tratante que los vende y cuando nos acercamos, esa persona los está observando. Su vida está en peligro si los ven hablando con personas que les van a dar ayuda”, dijo Rodríguez. “Eso hacemos. Trabajar muy discretamente con ellos para tratar de sacarlos”, añadió.

Como el conteo solo toma en cuenta las personas en la calle al momento de contar, Rodríguez dijo que el número de menores en la calle supera los mil.

Según se informó, puede que el número de mujeres sea mayor porque muchas no admiten que están deambulando, sin casa o viviendo en sus autos. En total, hay 925 personas con 50 años o más.

Según se explicó, este conteo no se identifica como un censo porque no abarca toda la población, sino que identifica un grupo de personas que pasaron esa noche en la calle.

El Conteo de Personas sin Hogar es requerido por el Departamento de la Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés) y se utiliza para determinar necesidades y servicios a las personas sin hogar en Puerto Rico

El conteo, según se informó, se hizo conforme a las guías del gobierno federal y duró del 30 de enero pasado desde las 6:00 p.m. hasta el 31 de enero a las 12:00 del mediodía.

De las personas que deambulan en Puerto Rico, 7.1% lo hace con otras personas, identificadas como familias o núcleos. De este grupo, el 36.6% está albergado.