Joanna

Una mujer transgénero recurrió a las redes sociales para denunciar el calvario que vivió para poder obtener su tarjeta electoral.

“No saben lo difícil que se me hizo para poder sacar mi tarjeta electoral en mi nombre legal”, expresó Joanna Cifredo de Fellman.

Cifredo de Fellman explicó que, en la Junta de Inscripción Permanente de Bayamón, en la que le tocaba sacar su tarjeta, no aceptaron su pasaporte como prueba de su ciudadanía e identidad. Allí le dijeron que el sistema requería los datos del certificado de nacimiento, por lo que la refirieron a las oficinas centrales en San Juan.

View this post on Instagram

No saben lo difícil que se me hizo para poder sacar mi tarjeta electoral en mi nombre legal. Primero, fui a mi oficina electoral local donde no querían aceptar mi pasaporte como prueba de mi ciudadanía y identidad. A pesar de estar listado en su página web como un documento válido que reconocen. Me dijeron que tenían que ir basándose en la información que esta en mi certificado de nacimiento que está inscrito en el registro demográfico. Por supuesto, como persona trans, me opuse a esto porque ese no es mi nombre legal. Mi nombre legal es Joanna María Cifredo así lo dice mi pasaporte, mi tarjeta de seguro social y mi licencia. Trate de cambiar mi certificado de nacimiento antes pero no pude porque no me querían aceptar mi cambio de nombre porque fue en un tribunal de los EEUU. Me dijeron que tendría que buscar la ayuda de un abogado. Pero eso es otro dolor de cabeza que lo dejo para otro día. Después de que me llamaron por los pronombres incorrectos varias veces, decidí ir a la Comisión Electoral Estatal, donde no solo me llamaron “El” varias veces, sino que también usaron mi nombre de nacimiento. Aparentemente, la mujer que está a cargo de los "procedimientos" pensó que eso era chistoso. Le expliqué que si tiene procedimientos que no tienen en cuenta las necesidades de comunidades específicas, en este caso las personas trans que imponen cargas innecesarias a nuestra comunidad para poder acceder al voto, entonces esa es una política discriminatoria. Ella afirmó que no era discriminación porque hacen eso con todos. Le respondí que es como decirle a una persona discapacitada que no es discriminación porque todos tienen que usar las escaleras. Finalmente pude obtener mi tarjeta electoral después de varias horas, dos ubicaciones y bregar con 11 metiches diferentes. Permítanme ser clara, pude obtener mi tarjeta porque conocía mis derechos, tuve el privilegio de tener un carro y vivir cerca de la oficina Estatal, si esto le hubiera sucedido a otra persona se habría ido sin su tarjeta electoral. Esto no puede volver a pasar. Esta gente no saben el problema que se buscaron al joder conmigo. Van a recordar mi nombre.

A post shared by JOANNA CIFREDO (@joannacifredo) on

Joanna denunció que en varias ocasiones la persona que la atendió se refirió a ella como él y a pesar de que la corregía, la señora continuaba llamándola con el pronombre incorrecto. “Eso me hizo sentir bien incómoda”, dijo Joanna en entrevista con Noticentro.

Joanna pudo tener su tarjeta electoral después de varias horas de lucha con diferentes empleados.

“Pude obtener mi tarjeta porque conocía mis derechos, tuve el privilegio de tener un carro y vivir cerca de la oficina Estatal, si esto le hubiera sucedido a otra persona se hubiera ido sin su tarjeta electoral. Esto no puede volver a pasar”, concluyó Cifredo.