CometaQ4ObservatorioGeminiNSFAura.jpg

Astrónomos continúan analizando la órbita de un nuevo cometa que podría convertirse en el segundo objeto interestelar hallado hasta el presente.

Según cálculos de la NASA, observaciones realizadas hasta ahora siguen mostrando que la órbita del cometa C/2019 Q4 es tan extensa y enorme que el objeto parece provenir desde mucho más allá de la llamada nube Oort, de la que provienen los cometas que habían sido hallados hasta ahora.

¿Y por qué parece ser interestelar? Por su órbita y su enorme velocidad.

El objeto descubierto el 30 de agosto de 2019 por Gennady Borisov, un astrónomo aficionado de Ucrania, está aproximándose al interior del Sistema Solar a la increíble velocidad de 93,728 millas por hora (150,840 kilómetros por hora) con relación al Sol.

Científicos han señalado que esa velocidad es muy superior a la de otros objetos que orbitan al Sol. La enorme velocidad sugiere que no sólo proviene de otro sistema solar, sino que, además -una vez se aleje- continuará viajando hacia inmensas distancias en el espacio interestelar.

La enorme velocidad a la que se desplaza el cometa C/2019 Q4 -recientemente denominado como cometa C/2019 Q4 Borisov- demuestra que el objeto impide que sea “atrapado” por la fuerza gravitacional del Sol. Es decir que al parecer el objeto “no obedece” a la influencia gravitacional del Sol, sino que parece estar “de visita” por nuestro Sistema Solar.

Aunque hasta el presente se han descubierto más de 3,500 cometas activos, se trata del primer cometa activo que parece provenir de otra estrella. Preliminarmente, su trayectoria sugiere que pudiera provenir de alguna estrella no muy lejos de donde podemos observar a un cúmulo doble de estrellas, conocido como el Double Cluster y denominado como NGC 869/864, entre las constelaciones de Perseo y Casiopea.

Actualmente se encuentra pasando un poco más afuera de la órbita del planeta Marte, y parece ser que tendrá su mayor acercamiento a la Tierra en diciembre próximo.

Debido a que fue detectado a gran distancia, observaciones preliminares sugieren que podría tratarse de un objeto de notable tamaño, posiblemente de 10 kilómetros o más de diámetro. Sin embargo, los astrónomos aseguran que el objeto no representa riesgo alguno para nuestro planeta.

“Por ser un objeto bastante tenue, será difícil pero no imposible de observar a través de telescopios grandes. Próximamente intentaremos dar un vistazo desde la isla al posible cometa interestelar”, informó Eddie Irizarry, vicepresidente de la Sociedad de Astronomía del Caribe (SAC).

De confirmarse que el cometa C/2019 Q4 es interestelar, se trataría del segundo objeto que proviene de otra estrella.

En octubre de 2017, científicos habían detectado al primer objeto interestelar, que fue denominado como “Oumuamua”, que habría sido el núcleo de un cometa, mientras que el nuevo objeto C/2019 Q4 Borisov muestra claramente una cola, por lo que no hay dudas que este nuevo objeto es en efecto un cometa.