Hospital

La hospitalización y los tratamientos de los casos positivos a coronavirus (Covid-19) se han convertido en un reto oneroso para pacientes y la industria de la salud, lo cual podría tener mayores repercusiones según aumente la admisión de personas contagiadas en las instituciones hospitalarias.

Un costo promedio de $20,000 por paciente que requiere hospitalización, y hasta $88,000 en aquellos con un estado más comprometido —y que necesitan de ventilador— es el estimado de un estudio reciente de la firma Birling Capital sobre el estado de la industria de hospitales ante el Covid-19.

Al día de ayer el Departamento de Salud tenía registradas 442 hospitalizaciones por coronavirus, con 56 pacientes en las unidades de intensivo y 40 de estos asistidos por el uso de ventilador. La cifra de personas positivas a Covid-19 era de 4,574, los casos probables 8,899 y las muertes 188.

Armando Rodríguez, presidente y principal oficial ejecutivo de HIMA San Pablo, confirmó que en medio de los retos que han enfrentado los hospitales ahora es cuando han comenzado a sentir de manera más directa el impacto de atender las complejidades de los pacientes positivos al novel virus y sus costos.

“Lo que ha repuntado son los pacientes de Covid-19, pero desgraciadamente para esta condición no había contrato, es algo atípico, por lo que tenemos que esperar el impacto económico real a las arcas hospitalarias, ya que los ciclos de pago son extensos y puede ser que algunas partes se nos paguen, pero otras no, lo que genera una presión adicional”, señaló Rodríguez.

Según ha ido avanzando el manejo del virus —para el cual no existe una vacuna— los estimados de costo para los pacientes han aumentado. Hace poco más de tres meses la entidad sin fines de lucro y con sede en Nueva York, Peterson Center on Healthcare, y la Kaiser Family Foundation realizaron un estudio que proyectaba el tratamiento para casos graves de coronavirus con un costo por encima de los $20,000. Entonces indicaron que el gasto de bolsillo para los pacientes —en deducibles a los planes médicos— superaba los $1,300.

Francisco Rodríguez Castro, presidente y principal oficial ejecutivo de Birling Capital, explicó que luego del análisis reciente en Puerto Rico, el costo ronda los $20,000 en pacientes hospitalizados y en $88,000 los que llegan a etapas de gravedad. Dijo que son cuantías no cubiertas en su totalidad por los planes médicos.

Reaccionan las aseguradoras

Iraelia Pernas, directora ejecutiva de la Asociación de Compañías de Seguros (Acodese), reconoció que el Covid-19 es una enfermedad nueva que plantea amplios retos para todos, pero rechazó que los pacientes no estén cubiertos.

“El Covid-19 está cubierto como cualquiera otra condición. Las aseguradoras pagan por día de hospitalización acorde con la intensidad del servicio. Intensivo acarrea un costo superior”, afirmó Pernas, y destacó que “aunque se trata de costos que no se preveían, las aseguradoras se han amoldado y van a pagar”.

Mencionó que la preocupación —en pacientes y hospitales— de que no haya un pago rápido y justo no debe existir porque los proveedores están protegidos a través de la ley de pago puntual. Explicó que esto permite un plazo de 30 días para pagar las facturas completadas en su totalidad.

“De no cumplirse con ello, el hospital puede radicar una reclamación ante la Oficina del Comisionado de Seguros y la aseguradora sería multada, a la vez que tendría que pagar intereses por la cuantía adeudada”, sostuvo.

Pernas comentó que en medio de la emergencia y las dificultades financieras que han reclamado los hospitales, estos han recibido millones de dólares en ayudas locales y federales para atender los costos incrementales y las pérdidas.

Bajo observación continua la industria de la salud

Rodríguez Castro mencionó que las regulaciones para las autoridades sanitarias en la atención de pacientes ante el Covid-19 —que ahora son mucho más rigurosas— conllevan costos incrementales en equipo de protección personal y los trabajos de desinfección.

A ello se añade que hay menos admisiones en los hospitales por el temor de las personas a acudir para recibir atención médica y tratamientos.

Mientras que Rodríguez, con el segundo grupo hospitalario más grande en la Isla, detalló que el 80% de los ingresos de los hospitales proviene de las admisiones y el 20% de los servicios ambulatorios, y esto se ha trastocado por la pandemia. “Le gente se está quedando en sus hogares más allá de lo razonable por miedo a contagiarse y cuando llegan a nuestras salas de emergencia, ya presentan una situación muy crítica”, expresó.

El estimado más reciente de Birling Capital sobre el golpe financiero de la emergencia por el Covid-19 a los hospitales es que podrían enfrentar pérdidas cercanas a los $1,000 millones hacia el cierre de año.

En los pasados cuatro meses las pérdidas ya sumaban sobre $365 millones.

El estudio también señala que de continuar la situación actual hasta diciembre, al menos 30 hospitales tendrían que reducir sus operaciones y cerca de 15 se verían forzados a cerrar sus puertas. Hasta mayo, el sector ya había eliminado 8,000 puestos de trabajo.

“Muchas pérdidas han sido sufragadas por ayudas locales y federales, y cada hospital ha hecho sus ajustes. Pero cada día llegan pacientes más enfermos, cuyos tratamientos han incrementado de manera exponencial. Todos tenemos que poner de nuestra parte”, afirmó Rodríguez.

Llamado a proteger los empleos

El presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Víctor Ramos, reiteró que es real la “emergencia” que experimentan los hospitales privados por la pandemia, pero aclaró que la parte financiera es una situación que arrastran hace varios años por lo poco que les pagan las aseguradoras.

“La situación es difícil, pero el censo en los hospitales está incrementando. No quiero pensar que el tema de la situación económica se exponga, porque quieren justificar el no traer de vuelta a los empleados cesanteados”, acotó Ramos.

reportera