Fundación Comunitaria de Puerto Rico

En la foto, Maryann Gabino, vicepresidenta de la Fundación Comunitaria de Puerto Rico y Frankie Miranda, vicepresidente ejecutivo, otorgan una de las becas a la joven Brenda Amaro (al centro).

Ayer se celebró la entrega de 21 becas de la organización sin fines de lucro Hispanic Federation Puerto Rico Recovery and Relief Fund, en donde un lazo de sacrificio parecía unir los relatos de pérdida de hogares y de las vicisitudes que tuvieron que afrontar los becarios luego del paso del huracán María.

Durante la entrega de becas en la sede de la Fundación Comunitaria de Puerto Rico (FCPR), su vicepresidenta, Mary Ann Gabino y Frankie Medina, vicepresidente ejecutivo del Hispanic Federation, aseguraron que toda apuesta dirigida a la educación es el camino a seguir para lograr un mejor país. Este año la aportación de Hispanic Federation benefició a un total de 214 estudiantes de universidades públicas y privadas, quienes proceden de 58 municipios. Este fondo es administrado por la FCPR.

Relatos de perseverancia

Un trío de hermanos oriundos de San Lorenzo, recibieron ayer sus becas para continuar sus estudios en ciencias en la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez (RUM). Uno de los hermanos, Josué Montañez Crespo, de 24 años —quien actualmente hace un doble bachillerato en biología y en microbiología industrial— relató que luego del paso del huracán María, sus hermanos y él perdieron todas sus pertenencias en su hospedaje.

“Gracias al apoyo de mis padres y gracias a la perseverancia, he podido seguir adelante. Ahora me acaban de aceptar también para hacer mi maestría en bioingeniería en Mayagüez”, expresó con evidente emoción Montañez Crespo. Su hermano gemelo, Joel Montañez, hace un bachillerato en biología y su hermana, Coralis Montañez de 23 años, actualmente hace un bachillerato en agronomía.

Por otra parte, al recibir su beca el pintor Carlos Erazo, quien reside en Naranjito y estudia un bachillerato en Justicia Criminal, indicó que luego del paso del ciclón por su hogar perdió la mayoría de sus pinturas.

“Pronto viajaré a Jerusalén y voy a llevarme unos canvas para pintar. Espero poder exhibir luego una exposición acá en la sede de la Fundación Comunitaria de Puerto Rico”, concluyó Erazo. Entre los planes de Erazo se encuentra poder realizar una maestría en teología.

Mientras, Katherine Jiménez de 21 años, con una sonrisa en su rostro y acompañada de su madre, recibía su beca. Jiménez, de nacionalidad dominicana, detalló que una vez pasó el huracán María, tuvo que permanecer junto a su madre en un refugio en el municipio de Gurabo durante dos meses. “Perdimos todo en la casa, la casa se llenó hasta el techo de agua”, concluyó.

La joven estudia actualmente un bachillerato en Comercio Internacional.

Al pararse delante del podio, Brenda Amaro Lugo, bromeó sobre su edad ya que según dijo, supera en edad a los profesores que le dan sus clases. Amaro Lugo —quien es madre de una joven que termina actualmente su cuarto año— precisó que en estos momentos termina la reconstrucción de su hogar luego de haberlo perdido todo por el huracán María.

“Había cuidado de mi madre por años, y cuando por fin decido comenzar la universidad mi madre muere. Pero me mantuve firme, estoy muy agradecida por esta ayuda que me brindan para continuar con mis estudios”.

Amaro Lugo se prepara en la universidad para ejercer como técnica de farmacia.

Por su parte, William Cartagena, de 24 años, y oriundo de Adjuntas, especificó que su pueblo natal permaneció por mucho tiempo a oscuras y aunque en su hospedaje en Mayagüez —en donde estudia bachillerato en psicología— ya tenía luz, regresaba a su pueblo para brindar ayuda a los suyos.

“Ayudar a los demás me sirvió también para recompensar asuntos internos míos. Repartimos alimentos y ayuda en distintas comunidades de mi pueblo”, concluyó Cartagena.

Según estadísticas de la FCPR, en este año —de los fondos entregados por la Hispanic Federation— un 61% de los estudiantes asiste a recintos públicos y un 39% asiste a universidades privadas. Mientras que 65% de los becarios son mujeres y un 35% son hombres.