coronavirus
 

Un estudio efectuado por la Universidad de Oxford que analizó 236,379 registros de individuos diagnosticados con covid-19, principalmente en Estados Unidos, halló que uno de cada tres pacientes es propenso a desarrollar problemas neurológicos o psiquiátricos seis meses después de que son diagnosticados con la enfermedad viral.

Los científicos compararon los casos con los de un grupo de pacientes con influenza y otro de personas con “cualquier infección del tracto respiratorio” para llegar a las conclusiones del estudio, publica la revista The Lancet, que es la que da a conocer la investigación científica.

Estos expertos de Oxford demostraron que el riesgo de desarrollar afecciones neurológicas y de salud mental después de padecer covid-19 es un 44% superior que tras superar una gripe y un 16% mayor en comparación con otras infecciones del tracto respiratorio.

Por otro lado, al 34 % de esas personas contagiadas con el SARS CoV-2 se les diagnosticó una afección neurológica o psiquiátrica en los 180 días posteriores a dar positivo y al 13% les sucedió por primera vez. Las más comunes fueron ansiedad (17%) y trastornos del estado de ánimo, con un 14%.

En cuanto a problemas neurológicos, la incidencia de hemorragia cerebral, accidente cerebrovascular y demencia fue del 0.6 %, 2.1 % y 0.7 %, respectivamente, pero el riesgo de aparición de cualquiera de ellas a largo plazo fue mayor en casos de covid-19 grave: cuando requerían hospitalización o ingresos en una unidad de cuidado intensivo o padecían encefalopatías.

“Los datos actuales muestran que al padecimiento de covid-19 le siguen tasas significativas de diagnósticos neurológicos y psiquiátricos durante los siguientes seis meses”, así que los responsables de este estudio concluyen que “los servicios deben configurarse y dotarse de recursos para hacer frente a esta necesidad anticipada”.

Paul Harrison, autor principal de la investigación, destaca que el riesgo es pequeño, ya que la mayoría de casos fueron manifestaciones de “condiciones crónicas”, pero como el efecto general en la población mundial podría resultar “sustancial” aboga por realizar “estudios a más largo plazo para determinar la duración del riesgo y la trayectoria de los diagnósticos individuales”.

En una investigación similar que se dio a conocer el pasado noviembre, otros científicos señalaron que se diagnosticó un trastorno mental en los tres meses posteriores al contagio a casi una de cada cinco personas que sobrevivieron al covid-19 y que tener un trastorno mental determinado en el año previo a la pandemia aumentaba en un 65% el riesgo de contagiarse con covid-19.