playa loíza

Los muros de cemento que una vez sirvieron de verjas para parte de los terrenos en Parcelas Suárez han ido cediendo poco a poco. >Fotos: Yaritza Rivera / EL VOCERO

LOÍZA — La erosión costera se hace cada vez más que evidente en la comunidad Parcelas Suárez, donde el mar ha reclamado poco a poco su territorio. Y aunque durante años se han evaluado diversas opciones, los vecinos de la comunidad proponen que se haga una barrera costera con un rompeolas para solucionar el problema.

Durante el recorrido que realizó EL VOCERO por esta comunidad, residentes de las calles 10 y Punta del Atlántico plantearon esta opción como una posible solución al problema que ha recrudecido con el pasar de los años y que no parece detenerse. Solo basta con observar cómo en el lugar hay palmas de coco arrancadas de raíz, caídas a la orilla del mar. Mientras, los muros de cemento que una vez sirvieron de verja en una parte de los terrenos han ido desapareciendo poco a poco.

“Allí había una pescadería y había un Head Start también, pero el mar se lo ha llevado todo. Este litoral llegaba hasta más abajo, pero el mar se lo ha llevado”, señaló José Parrilla. Precisó que cada vez que llueve el mar llega a la orilla de la carretera. Esta situación, según dijo, se repite cuando hay fuertes marejadas u ocurre un cambio de clima a consecuencia de un fenómeno atmosférico.

“Aquí hay unas grietas. El agua entra por esta área y sale un poco más abajo. Pero esta no es la única área donde esto sucede en Loíza”, sostuvo Parrilla.

Hace dos semanas los residentes de Parcelas Suárez se enteraron —por medio de un reportaje publicado en EL VOCERO— que su comunidad está en la lista de candidatas a desalojo por el alto riesgo de inundaciones. Otra de las comunidades es Villa Cristina, pero esta no aparece en la lista preliminar de lugares en riesgo presentada por la Junta de Planificación.

La alcaldesa de Loíza, Julia Nazario Fuentes, ha dicho que hay 20 familias en Villa Cristiana que deben ser removidas porque no se puede hacer mitigación por la erosión del mar. “Hay que sacarlos de ahí con urgencia porque hemos tenido frecuentes marejadas desde noviembre hasta febrero”, sostuvo.

“Y tenemos Parcelas Suárez, que son 30 familias en dos calles. Estas familias hay que relocalizarlas. Tenemos un plan que presentamos a Vivienda y a FEMA (Agencia Federal para Manejo de Emergencias) y les dimos opciones para relocalizar estas personas”, explicó en el reportaje previo.

Sin embargo, los residentes que viven a pasos del mar en Parcelas Suárez no están dispuestos a abandonar sus casas. Coinciden en que llevan demasiados años viviendo en esta costa de Loíza como para tener que abandonar su propiedad por una situación que ha sucedido por años y que a su juicio tiene solución con la construcción de un rompeolas.

Tal es el caso de una vecina del lugar que no quiso ser identificada y que expresó a este medio que de allí la sacarán muerta. “No pienso irme de aquí. Esta ha sido mi casa por décadas y no es cierto que el mar se mete a cada rato aquí. De esta casa me sacan, pero muerta”, sostuvo.

De igual forma, Lucy, una mujer de 55 años que declinó brindar su apellido, expresó que Parcelas Suárez es un área tranquila, donde no ocurren asesinatos. “Llevamos muchos años viviendo aquí. Lo que tienen que poner es el rompeolas porque lamentablemente, ¿para dónde nos vamos a ir? Llevamos toda una vida aquí”, indicó.

Asimismo, Michelle Fuentes, quien lleva 58 años viviendo en Loíza, destacó que el mar no se mete constantemente, como dicen las autoridades. “Solo es en tiempo de tormenta. Los demás días se mantiene normal”, abundó.

No obstante, el plan del municipio es que se rehabiliten viviendas en el casco urbano que puedan servir de hogar para estas familias.