Preocupación ante las ejecuciones hipotecarias

>Archivo

Ante la reciente radicación de la Resolución del Senado 1230 por parte del senador Carmelo Ríos para investigar el funcionamiento de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF) e indagar sobre la forma en que atiende lo relacionado a la información y estadísticas de ejecuciones de hipotecas, el mediador de conflictos y especialista en preservación del hogar Alexander Pagán, expresó su respaldo a la petición del legislador.

“Puerto Rico carece de una buena plataforma para los deudores bancarios, donde se integre OCIF y otras agencias relacionadas al funcionamiento y operación de las familias”, sentenció Pagán en entrevista con EL VOCERO. “Es necesario que OCIF cuente con una plataforma más robusta”, sostuvo.

Asimismo, destacó que los datos proporcionados por dicha agencia son muy generales. “No integran los números después del huracán María (septiembre 2017), no desglosan los datos por edades o cuáles de las ejecuciones se relacionan a préstamos de hipoteca revertida, por ejemplo”, precisó.

Según la pieza legislativa de Ríos, mensualmente son cientos las propiedades ejecutadas por los bancos en la Isla, pero los números no son certeros. Uno de los planteamientos del senador es que “una vez los bancos bajo la jurisdicción de OCIF venden préstamos hipotecarios en delincuencia a inversionistas a precio de descuento, estos últimos no actualizan a OCIF la información ofrecida sobre dicha hipoteca. Lo que podría implicar que los números que se ofrezcan sobre las ejecuciones se reduzcan artificialmente”.

Sobre este particular, nuevamente el experto en asuntos relacionados a la Ley 184-2012, “Ley para Mediación Compulsoria y Preservación de tu Hogar en los Procesos de Ejecuciones de Hipotecas de una Vivienda Principal”, coincidió con el legislador. “Es necesario saber cómo se recopilan los datos y se actualiza la información para saber dónde nos encontramos, y poder atender la crisis que experimenta la Isla. Sabemos que hay muchas familias que viven en la incertidumbre de si mañana tendrán un techo donde pernoctar. Los números que se muestran pueden ser más o menos reales”, acotó Pagán, quien hace más de 10 años asiste a dueños de hogares en los casos de mediación privada.

El mediador también indicó, que otro problema latente es la comunicación entre las instituciones financieras y el deudor. “En Puerto Rico los deudores se enteran cuando enfrentan problemas con los préstamos hipotecarios cuando se ejerce un cobro, comienza la moratoria de un cobro del deudor o porque el deudor entiende y reconoce el compromiso con el acreedor. Más allá de eso no se entera de nada más, a no ser que reciba una carta cuando su préstamo ha sido transferido a un acreedor en Estados Unidos que no cuenta con servicios en Puerto Rico”.

Preocupación ante las ejecuciones hipotecarias

Inestabilidad hipotecaria

Datos provistos por el portavoz de la Cámara Alta destacan que desde el 2008 al 2018 se ejecutaron 40,763 propiedades. Para septiembre de 2017 hubo 63,602 préstamos en riesgo de ejecución. Número al que se debe añadir un estimado de 60 mil préstamos vendidos por los bancos a descuento a inversionistas en los Estados Unidos —en el mercado de préstamos tóxicos— y los 1,400 radicados en el Tribunal federal, para totalizar alrededor de 125 mil.

Sin embargo, el mediador enfatizó que el pasado mes de agosto se desactivaron las moratorias post María, lo que representa que las cifras de ejecuciones de hipotecas están por elevarse y significa más familias puertorriqueñas sufriendo la pérdida de su hogar.

“Partiendo del balance del año pasado —cuando a junio 30 de 2019 hubo 3,071 ejecuciones según la OCIF— en seis meses se estuvieron ejecutando a razón de 511 propiedades mensuales. Eso es una cifra alarmante. Este número lo que nos indica es que las ejecuciones se están duplicando y si a esto le sumamos que en los últimos años en Puerto Rico han cerrado más bancos de los que han llegado, todo se traduce en altas demandas de servicio al deudor. Y esto al final del camino evidencia que el deudor ha quedado inestable”, señaló Pagán.

Para el mediador, las ejecuciones hipotecarias son un asunto de gran preocupación porque más allá del papeleo, trastoca la vida de todo el núcleo familiar. Puede detonar en condiciones de salud que no existían, depresión, desarticulación familiar, provocar la pérdida total o parcial del trabajo, entre otras.

Mientras que a nivel social y económico, una casa que queda deshabitada puede convertirse en un dolor de cabeza para los municipios y las comunidades en general. “Es una familia que deja de pagar contribuciones, si es que pagaba; hay patios abandonados, vehículos desmantelados, animales realengos, aguas negras, pozos desbordados y salideros, en fin, problemas”.

Pagán también recalcó la importancia de que las familias se orienten sobre las herramientas de ley existentes para lidiar con la amenaza de la pérdida del hogar. A estos efectos recomendó a los deudores que conozcan a su acreedor y sus horarios de servicios, a no ignorar el proceso de cobro y a mantener los documentos actualizados.

Para más información puede llamar al 787-904-8438 o escribir a mediadordeconflictospr.com.