La Escuela de Enfermería del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR) anunció que la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) autorizó la recolección de artefactos y cigarrillo electrónicos durante el próximo XVIII Día de Recuperación de Medicamentos.

La actividad se llevará a cabo mañana, miércoles, de 10:00 de la mañana a 2:00 de la tarde, a la entrada de la Escuela de Enfermería del RCM.

“Esta actividad tiene el objetivo de colaborar con la campaña del DEA de forma responsable para deshacerse de los medicamentos y artefactos como los cigarrillos electrónicos para prevenir el mal uso y abuso de los mismos. Durante el recogido, estarán aceptando medicamentos y los artefactos para el vapeo, siempre y cuando no contengan baterías”, expuso Suane Sánchez, decana de la Escuela de Enfermería.

El objetivo de la campaña a nivel de Estados Unidos es proporcionar lugares de acopio en los que se ofrecerá un medio seguro, conveniente y responsable para deshacerse de los medicamentos y evitar su potencial uso inadecuado y el abuso de medicamentos.

“Es nuestro compromiso educar e iniciar esfuerzos dirigidos hacia la prevención del desarrollo de la dependencia relacionada al mal uso de medicamentos recetados y de otras sustancias controladas, principalmente por los riesgos al desarrollo de múltiples condiciones de salud. En vista del problema que ha generado la práctica del vapeo, la DEA ha autorizado incluir los artefactos que se utilizan para esta práctica como parte de la campaña de recogido de medicamentos. De esta manera nuestro Recinto se mantiene en su rol activo dirigido a evitar que la crisis por dependencia a opioides y a otras sustancias controladas continúe en aumento. Además con esta campaña abarcaremos los riesgos a la salud que genera la práctica del vapeo y el uso de cigarillos”, sostuvo Sherily Pereira, coordinadora de la campaña.

Según una encuesta oficial en Estados Unidos sobre consumo de drogas y salud de 2018, 9.9 millones de estadounidenses usaron incorrectamente medicamentos recetados controlados.

El estudio muestra que la mayoría de los medicamentos recetados abusados se obtuvieron de familiares y amigos, a menudo del botiquín casero.