Observatorio de Arecibo

La Sociedad de Astronomía de Puerto Rico (SAPR) reconoció la importancia, notoriedad y legado del Observatorio de Arecibo, que recientemente sufrió daños severos debido al colapso de cables tensores en su plato de 305 metros, razón por la cual la Fundación Nacional de Ciencia (NSF, siglas en inglés) determinó durante los pasados días su demolición parcial.

La SAPR expresó que está al tanto de la situación actual y decisión fiscal tomada por la NSF con respecto al Observatorio de Arecibo, y que la misma debe de ser vista como un proceso transitorio para salvaguardar el futuro de la investigación científica en la Isla y a nivel global con las nuevas tendencias tecnológicas.

Indicó además que a pesar de que los daños actuales son reparables, no se debe dejar a un lado el baluarte con peso histórico y sociocultural que tiene el lugar, que económicamente produce ganancias por su operación a las entidades que lo administran y es una inversión de sobre 100 millones anuales.

El Observatorio de Arecibo, creado en el 1963 y administrado hasta 2011 por la Universidad Cornell en acuerdo colaborativo con la NSF, representa un lugar de vital importancia para descubrimientos e investigación científica, elementos cruciales para el desarrollo de la humanidad.

“El instrumento es único e insustituible por lo menos en el futuro previsible”, dijo la SAPR, organización avalada por el NASA Puerto Rico Space Grant Consortium, en su compromiso por la divulgación, exploración e investigación de la astronomía y ciencias espaciales.

Desde el Observatorio de Arecibo, además de realizarse investigaciones ionosféricas y ser el único centro de investigación con capacidad de transmitir señales de gran potencia, se estudian asteroides y objetos cercanos a la Tierra con capacidad de posible impacto, objetos de espacio profundo como lo son pulsares, supernovas y agujeros negros, así como la geología y topografía de la Luna y planetas rocosos de las cercanía del Sistema Solar, algunos de ellos con alta posibilidad de ser habitados en un futuro como es el caso del planeta Marte.

Fue desde el Observatorio de Arecibo que se descubrieron los primeros exoplanetas (o planetas fuera del Sistema Solar), se envió en 1974 el primer mensaje interestelar al cúmulo de estrellas M13, y se rodaron filmes de gran popularidad y éxito taquillero como lo fueron Golden Eye (1995) y Contact (1997).

Actualmente el Observatorio de Arecibo, que también se le da el nombre de National Astronomy and Ionosphere Center (NAIC), lo administra la Universidad Central de la Florida bajo un acuerdo cooperativo con la Universidad Ana G. Méndez y Yang Enterprises para la NSF.