Agua

Sin agua y sin luz.

Así es como un matrimonio resiste la cuarentena en un apartamento de la Cooperativa de Vivienda Los Robles, donde señalan que la administración del complejo de vivienda se niega a abrirles la llave de paso y permitirles el uso de agua, poniendo en riesgo su salud en momentos en que el País enfrenta una emergencia con el coronavirus Covid-19.

“Necesito el agua en estos momentos. Yo estoy pagando la conexión de agua y luz en este apartamento, pero por diferencias que he tenido con la administración nos cerraron la llave de paso y cortaron la luz desde hace más de un año. El caso está en tribunales, pero en este momento de emergencia con el coronavirus, solo queremos que se nos permita usar el agua para poder limpiar el apartamento, bañarnos y poder mantener las áreas limpias”, indicó a EL VOCERO, Rosa Túa.

Túa, quien es maestra, alegó que luego de la orden ejecutiva de la gobernadora Wanda Vázquez -donde se dispone que no se le corten servicios de agua ni de luz a ninguna persona, así tengan pagos en atraso-se acercó a la administración a pedirles de favor que le conectaran el servicio de agua, recibiendo como respuesta un no.

“Yo les lleve la orden ejecutiva y me dijeron que no lo iban a hacer. El agua no me la cortó la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), porque yo realizo los pagos y la tengo al día. Es la misma administración que se niega abrirnos la llave de paso, eso no les toma nada abrirnos la llave”, indicó Túa.

Según explicó la maestra, estas acciones han sido motivadas por desavenencias que ha tenido la junta directiva de los condominios desde hace poco más de un año, con su esposo Alex Rivera. Pero recalcó que en este momento, esas restricciones ponen en riesgo su salud y la de los demás residentes en Los Robles.

“Llamé a la Policía municipal y me dijeron que no podían intervenir en este caso porque este problema era de antes de que se firmara la orden ejecutiva. Nos tienen a mi esposo y a mi desesperados, tenemos que salir a bañarnos a casa de familiares y con el toque de queda se nos complican las cosas”, indicó.

La fémina explicó además haber llevado su reclamo al Tribunal de Primera Instancia en San Juan, donde le indicaron que no podían atender su caso ya que no era una emergencia.

Túa, aseguró que paga religiosamente los $25 de agua mensuales por el servicio de la AAA, sin haber utilizado una gota de agua por más de un año. Agregó que igual ocurre en el caso de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), donde paga $7 y permanece a oscuras.

“En estos momentos yo lo que quiero es agua. Agua para bajar los inodoros, para bañarnos, para limpiar el apartamento, sin luz podemos aguantar. Pero el agua es vital en estos momentos de emergencia para nosotros”, indicó Túa con evidente preocupación.

Crece preocupación entre residentes

Por otra parte, Angélica Castro, quien reside también en Cooperativa Los Robles, indicó a este diario que la postura que ha tomado la administración del complejo afecta la salud y bienestar de los demás residentes.

Agregó que dentro del complejo había un envejeciente que padecía de sus facultades mentales y a quien también se le habían cortado los servicios de agua.

“Yo soy tutora de mi madre de 76 años, y en momentos de emergencia no entiendo la intransigencia de la administración a cooperar con Rosa y con su esposo. También está un anciano que cuidaba de su mamá, al ella morir se quedó solo. Él padece de sus facultades mentales y la administración le cortó también el agua”, indicó Castro.

Según explicó Castro, los directores administrativos de Cooperativa Vivienda Los Robles, no han aplicado para nada la filosofía cooperativista, poniendo en peligro la salud de sus residentes.

EL VOCERO habló con la administradora de los condominios, Maritza Pérez, quien declinó emitir comentarios al respecto. Pérez refirió cualquier pregunta al abogado de la cooperativa. Hasta el momento el licenciado no ha devuelto la llamada a este rotativo.