Medicamentos

Muchas personas con uso problemático de sustancias intentan recuperarse por sí solos, pero es muy difícil. Muchos lo intentan por un tiempo, incluso por años antes de llegar a la conclusión de que son “impotentes” y que necesitan ayuda de un profesional.

Cuando las sustancias alteran sus sentidos o saben que están que están sustituyendo una por otra comienzan a entender que su vida se ha tornado insostenible.

Algunos grupos de apoyo enfocados en la abstinencia (como pudieran ser Alcohólicos Anónimos o Narcóticos Anónimos) afirman que las personas necesitan “tocar fondo” para estar más dispuestos a buscar ayuda a largo plazo. Pero, ¿qué significa “tocar fondo”? ¿Cómo “poder controlarse”?

Para algunos perder un empleo o una pareja, deambular o no tener nada que comer pueden ser determinantes para finalmente enfrentarse a la necesidad de buscar ayuda.

Para otros puede no ser suficiente y mantenerse en ese círculo vicioso. Lo cierto es que las personas que usan sustancias deben reconocer que ellos mismos tienen que buscar la ayuda y estar motivados a lograr un cambio en sus patrones de conducta o comportamientos.

¡Cada persona es diferente!

Toda persona tiene el derecho de volver a tener bienestar e incorporarse satisfactoriamente a su núcleo familiar o comunitario. La ayuda profesional —el psiquiatra o el psicólogo— son esenciales para manejar la ansiedad y el deseo incontrolable de consumir la sustancia.

Dos factores para salir del círculo vicioso: Primero, tener la motivación interna de querer un cambio permanente, según demuestran las investigaciones y segundo, buscar ayuda con profesionales de salud mental.

San Juan Capestrano cuenta con diferentes niveles de ayuda: (a) hospitalización completa o (b) hospitalización parcial con 10 clínicas alrededor de la Isla para recibir apoyo psicosocial y regresar al hogar, trabajo o comunidad.

Si conoces a alguien con uso problemático de sustancias, cuenta con nosotros. ¡Llámanos!