Columna Nerymar salud mental

Cuando sientes emociones, deben ser de corta duración, brindándonos información de cómo nos sentimos ante lo que nos está sucediendo, ya sea en el mundo exterior o interior. La molestia, coraje, tristeza, miedo o ansiedad en un momento dado, no significa que no se tiene salud mental.

Sin embargo, estar en constante pelea con todo, hasta con uno mismo, o con pensamientos negativos o emociones de tristeza, ansiedad, estrés, infelicidad, insatisfacción, incapacidad, entre otras más, requiere que reflexionemos y actuemos para cuidar la salud mental.

En muchos espacios se está resaltando la importancia de atenderla, ya que resulta en un estado de salud mental, emocional y social que permite tener una vida con gran sentido de satisfacción, pertenencia, propósito, armonía y bienestar.

Una clave para cuidar la salud mental es desarrollar la capacidad de estar consciente de: ¿qué estoy sintiendo, pensando, diciendo y haciendo? Al hacernos esta pregunta estamos realizando una introspección. Ese proceso de autoanalizarnos de manera consciente y con honestidad de lo que sentimos ante las experiencias diarias de la vida, ayudándonos a nombrar las emociones sentidas, las causas y razones.

En esa recopilación de información, entendemos con mayor claridad las emociones y pensamientos que tenemos para gestionarlas adecuadamente. Si en ese proceso hay algo considerado perjudicial, como tristeza continua, tenemos el poder de decidir y actuar para transformarlo con entendimiento, aprendizaje y resiliencia en un estado mental habilidoso y optimista.

Utilicemos la introspección para cuidar habitualmente nuestra salud mental, analizando lo que sentimos y procesándolo de manera adecuada para que resulten en acciones buenas para la vida anhelada. Hagámoslo costumbre diaria, nos beneficia.

Locations