Parkinson

El ejercicio y la socialización ayudan a mejorar los síntomas y a retrasar el progreso de la afección.

La enfermedad de Parkinson es lentamente progresiva. Sin embargo, debe saber que se manifiesta de diferentes formas en las personas y existen medicamentos efectivos para controlarla.

“No se debe dejar llevar por lo que ve en otros pacientes. Hay muchos medicamentos para mejorar la calidad de vida y no debe pensar que es una enfermedad con poca solución o es una sentencia de muerte, porque no es así”, afirmó Ángel Viñuela, neurólogo con subespecialidad en Parkinson.

Esta es una afección neurodegenerativa en la cual se depositan proteínas en algunas células del cerebro, provocando que mueran.

“Las células más afectadas son las que tienen dopamina, y cuando faltan se producen problemas de movimiento, que son los temblores, movimientos lentos y caminar con dificultad”, detalló el galeno.

Parkinson dr

Doctor Ángel Viñuela, neurólogo con subespecialidad en Parkinson.

Los síntomas de movimiento no son los únicos, sin embargo se observan como los más importantes.

“Para los síntomas de movimiento hay medicinas y la más eficaz es la Levodopa, que es tan buena para el Parkinson que si la persona no responde es probable que tenga otra enfermedad”, aseguró a EL VOCERO.

Es preciso aclarar, que el tratamiento se ajusta de paciente en paciente.

“Una cosa muy extendida, que es equivocada, es que la medicina deja de hacer efecto con el tiempo. Es que aparecen diferentes complicaciones y uno tiene que ajustar el tratamiento añadiendo otras medicinas porque desarrollan síntomas que no responden a esa medicina, como pérdida de memoria, de equilibrio y problemas para tragar”, detalló el especialista en trastornos del movimiento.

La causa del Parkinson no se conoce por completo, pero sí se sabe que influyen factores genéticos y ambientales.

“En los genéticos, un porcentaje pequeño de casos son familiares y eso no es muy frecuente. Se han encontrado más genes afectados que aumentan el riesgo de tener Parkinson. De los factores ambientales, aunque no hay prueba directa de qué tóxico lo cause, hay pruebas indirectas que hay posibles pesticidas y otras cosas ambientales que puedan poner el riesgo de padecerlo”, precisó.

Aparte de temblor, movimientos lentos, problema en mantener la postura y rigidez, existen otras manifestaciones a considerar.

“Frecuentemente ocurren otros síntomas mucho antes que los motores. Como problemas con el olfato, que lo van perdiendo muchos años antes de la enfermedad; estreñimiento y depresión. El problema con estos últimos dos es que son normales en la población general”, enumeró.

A estos, se suman otros indicios para detectar que sufre esta enfermedad.

“La gente se queja de dolor en el brazo, el hombro o el cuello, como espasmos o tirantez, y muchos van al fisiatra y no tienen nada. Pasan uno o dos años y desarrollan un poquito de torpeza o temblor; escriben más pequeño, la destreza manual es más torpe en movimientos finos”, añadió.

Cabe mencionar que perjudica tanto a hombres como a mujeres.

“En Puerto Rico no hay datos de personas afectadas porque nunca se ha estudiado. Puede afectar en cualquier edad, pero un mayor riesgo es la edad, cuanto mayor es la persona es más frecuente. Aunque no es tan frecuente, puede ocurrir en los 20 y 30 años”, dijo.

Dada la falta de estadísticas, recientemente crearon la Fundación Parkinson Puerto Rico.

“Estamos haciendo una base de datos en Puerto Rico para mejorar el acceso a tratamiento y diagnóstico. Próximamente daremos a conocer lo que queremos hacer con la fundación. El problema en Puerto Rico es que hay poquitos médicos dedicados al Parkinson, solo cuatro y tres clínicas”, comentó quien en dos años cuenta con más de 600 pacientes.

Finalmente, recalcó que uno de los elementos que más ayuda a mejorar los síntomas y al progreso lento de la enfermedad, es “el ejercicio y que socialice. Esto parece trivial, pero en casos de Parkinson es muy importante”.

Tags

Locations