HIpotiroidismo

El hipotiroidismo sucede cuando la glándula tiroides –ubicada en la base del cuello– no fabrica suficiente hormona tiroidea. >Suministrada

El primer paso para que una persona con funcionamiento inadecuado de la glándula tiroides recupere su calidad de vida es el diagnóstico, que se realiza a través del Examen de la Hormona Estimulante de la Tiroides (TSH, por sus siglas en inglés).

La glándula tiroides está ubicada en la base del cuello, al frente de la tráquea y regula el metabolismo. Se relaciona con gran parte de las funciones del cuerpo, tanto físicas como cognitivas.

“La deficiencia de esta hormona altera la temperatura del cuerpo, altera el ritmo cardiaco, el tono vascular, la presión sanguínea. Además tiene que ver con el metabolismo, el ciclo menstrual en la mujer, con los niveles de hormonas sexuales en el hombre e incluso el movimiento gastrointestinal”, expresó el endocrinólogo, Dr. José García Mateo.

Las enfermedades del tiroides ocurren cuando esta glándula no produce cantidades adecuadas de hormonas o cuando las produce en exceso. La más frecuente es hipotiroidismo, que sucede cuando la glándula tiroides no fabrica suficiente hormona tiroidea. Mientras que el hipertiroidismo, se debe a lo contrario.

Dr. Jose Garcia Mateo

Dr. José García Mateo, endocrinólogo.

Existen dos causas: La enfermedad de Hashimoto y la deficiencia de yodo.

“La causa número uno en Estados Unidos y países desarrollados —incluyendo Puerto Rico— es la enfermedad de Hashimoto o tiroiditis crónica, que es cuando la persona produce anticuerpos en contra de su tiroides. En países subdesarrollados, el hipotiroidismo es por falta de yodo”, precisó además el endocrinólogo en entrevista con EL VOCERO.

El hipotiroidismo no es prevenible y personas con historial familiar, condiciones autoinmunes como lupus, diabetes tipo 1, artritis reumatoide o pacientes que hayan recibido radiación en el cuello, podrían estar en riesgo.

Entre las señales de alerta más frecuentes se encuentran la sensación de frío, hipertensión, disminución del ritmo cardiaco, una alteración en el movimiento intestinal, una menstruación irregular y con mayor sangrado, así como piel reseca, uñas frágiles, cansancio y depresión.

Aunque no es prevenible, sí existe tratamiento efectivo, que varía de acuerdo a la edad.

“Hay maneras de controlarlo temprano y adecuadamente, reemplazando la hormona levotiroxina de marca y que sea la misma siempre, ya que cualquier cambio puede afectar el manejo del paciente. Se debe tomar la pastilla una hora antes del desayuno y es de por vida”, señaló García Mateo.

Añadió que la condición “es más común en mujeres de 5 a 8 veces más que en los hombres, cuando hablamos de enfermedades tiroideas en general”.

Al ser más frecuente en féminas, se toman previsiones con las embarazadas, aumentando la ingesta del medicamento, para suplementar los requerimientos del feto.

Aunque la condición es vitalicia, existen algunas transitorias como la tiroiditis post parto, que tiene una prevalencia de 7 por ciento. Mientras que la tiroiditis subaguda también lo es.

“El médico primario puede hacer un diagnóstico apropiado y referir al endocrinólogo. Luego que esté establecido el tratamiento, la visita puede ser una vez al año”, especificó quien cuenta con práctica privada en Ponce y Guayama.

Es importante además —en recomendación del médico— que se informe el consumo de otros medicamentos, que podrían interferir con la eficacia de la levotiroxina.

“Si está tomando un suplemento vitamínico, hierro, calcio, puede disminuir la absorción y debe tomarlas con seis horas de diferencia”, precisó.

Mientras que la biotina —que suele utilizarse para el crecimiento del cabello— pudiera alterar los laboratorios de tiroides y enmascarar un problema. El médico recomienda cesar su ingesta por lo menos dos semanas antes de realizar el TSH.

García Mateo aclaró además algunos mitos en relación al hipotiroidismo, como lo es el aumento de peso.

“No es que el paciente va a engordar porque tiene una tiroides vaga, se debe a que hay una ingesta mayor de alimentos, de carbohidratos y grasas, sin una actividad física”.

Locations

Editora de ESCENARIO. Graduada de la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico. Cuenta con más 15 años de experiencia.