Cannabis

La marihuana recreativa es legal en más de una docena de estados. >Suministrada

Las personas que utilizan constantemente la marihuana son más propensas a contraer el covid-19 pese a que se hayan vacunado en contra de la enfermedad, según un estudio colaborativo entre la Universidad Case Western Reserve y el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos (NIH, en inglés).

De acuerdo con los hallazgos de la investigación, aquellos individuos que enfrentan un trastorno relacionado al uso específico de la marihuana tienen mayor probabilidad de estar expuestos al covid, que aquellos que sufren de trastornos similares por otras sustancias como el alcohol, el tabaco y los opioides.

El grupo de investigadores, compuesto por Lindsey Wang, QuanQiu Wang, Pamela B. Davis, Nora D.  Volkow y Rong Xu, determinó que este sector de la población también corre el riesgo de que las vacunas tengan menor impacto a la hora de minimizar los efectos de la enfermedad.

“Otras variables como los factores de comportamiento o los efectos adversos del cannabis en las funciones pulmonares y el sistema inmunológico podrían contribuir a aumentar el riesgo de la infección”, sostuvo el colectivo de científicos, cuyo trabajo fue publicado en la revista de la Asociación Mundial de Siquiatría (WPA, en inglés).

La investigación evaluó entre diciembre de 2020 a agosto de 2021 a 579,372 individuos, de los cuales 30,183 tenía algún trastorno relacionado al uso de alguna sustancia, que había completado todas las dosis requeridas de vacunas contra el covid-19 y no se habían contagiado con la enfermedad previo a su inoculación.

Entre los pacientes con trastornos, el riesgo de contagio fue mayor entre los usuarios de cannabis, con un 7.8%; seguido por aquellos con problemas con la cocaína, cuyo riesgo fue de 7.7%.

En cuanto a las personas que tienen trastornos relacionados al uso de alcohol, los datos revelaron que tienen un riesgo de contagio de 7.2%, por uso de opioides fue de 7.1% y tabaco un 6.8%.

Cabe destacar que los investigadores señalaron que el aumento en riesgo relacionado a la marihuana no necesariamente está relacionado a la sustancia, sino al comportamiento de aquellas personas que dependen de la misma.

Por su parte, el portal del New York Post reseñó varias críticas realizadas al estudio por parte de los defensores del uso de la marihuana, que señalaron, entre otras cosas, que la mayoría de los usuarios de esta sustancia no desarrollan una dependencia a la misma.

“Esto refleja una mera correlación y no muestra una relación causal. Los patrones de comportamiento individual y condiciones socioeconómicas también pueden contribuir a aumentar el riego de contagio más allá que patrones de uso de sustancia”, destacó Morgan Fox, de la Asociación Nacional de la Industria del Cannabis.

El estudio contó con el apoyo del NIH, Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento (NIA, en inglés) y el Clinical and Translational Science Collaborative de Cleveland.