Enfermeros

Decenas de enfermeros de todas partes de la Isla se unieron ayer frente al Capitolio en una caravana de autos, a modo de protesta, en reclamo de mejores equipos médicos para enfrentar el Covid-19. >Brandon Cruz González/EL VOCERO

A pesar de las medidas de distanciamiento social obligadas por el gobierno, enfermeros de todas partes de la Isla se unieron en una caravana de autos, a modo de protesta, en reclamo de mejor equipo médico para enfrentar el Covid-19, justicia salarial y para que el gobierno agilice la entrega del incentivo prometido desde hace más de un mes.

La caravana —en el marco del Día Internacional de los Trabajadores— arrancó ayer a eso de las 8:30 de la mañana desde los predios del supermercado que ubica en los alrededores del centro comercial Plaza Las Américas en Hato Rey, continuó con una parada frente al hospital Ashford Presbyterian, en Condado, siguió hasta el Capitolio y concluyó con una parada en el Hospital Centro Médico, en Ríos Piedras.

Juan Carlos del Valle, portavoz del Movimiento Salubrista y enfermero, fue la voz principal de la manifestación que —según estimados de la Policía— contó con la participación de más de 30 vehículos y entre 70 a 80 manifestantes. Sin embargo, Del Valle estimó que hubo cerca de 100 enfermeros, mayor a los estimados de la uniformada.

“El Movimiento Salubrista reclama un aumento de salario que sea justo para cada profesional de la salud. Exigimos el cese y desista de los despidos. Exigimos mayor fiscalización de los representantes y legisladores a la Asociación de Hospitales que están explotando a nuestros enfermeros. Exigimos que se entreguen los incentivos y ayudas para cada enfermero”, expresó Del Valle en entrevista con EL VOCERO, en una de las paradas de la caravana.

Del Valle también reclamó mejores beneficios marginales para los profesionales de la enfermería e indicó que el Negociado de la Policía no había intervenido con la protesta a la que se refirió como una “pasiva”.

“Es un abuso y atropello lo que tienen. El Colegio de Profesionales de la Enfermería tampoco ha hecho nada por nosotros. Esto ha sido todo pacífico, hemos ido de hospital en hospital exigiendo nuestros derechos”, afirmó.

La enfermera Génesis Piña —quien labora para un hospital en el área de San Juan— abogó igualdad para todos sus compañeros. “Merecemos igualdad porque nosotros estamos frente al Covid-19 todos los días luchando contra todo, por nuestros pacientes, nuestra ciudadanía y cuidando nuestra familia a la misma vez. Necesitamos que sean justos, que nos den lo que merecemos: igualdad y equipos. Mi hospital me provee todo, pero quiero que traten igual a los compañeros”, expresó.

Piña fue una de las enfermeras que detuvo su vehículo durante la caravana frente al Capitolio. Incluso, participó de una dinámica a la que nombraron “Juramento de los Enfermeros” y en la que enviaron un mensaje contundente a la gobernadora Wanda Vázquez. “Nos sentimos preparados para el Covid-19 porque estamos preparados para cosas peores, pero esto ha venido de momento. De igual manera, necesitamos que nos apoyen porque nuestra familia se alimenta y necesitamos que nuestros pacientes tengan lo que necesitan”, sostuvo.

Desde los vehículos otros profesionales de le enfermería —vestidos con sus batas— mostraban carteles con mensajes alusivos a su lucha. “Visible para el Covid-19. Invisible ante el gobierno”, “Necesito equipo”, “Necesitamos pruebas de Covid-19, batas, guantes, mascarillas para el personal de primera línea”, “Se acabaron las promesas”, leían algunas de las pancartas.

Muchos de los enfermeros que participaron de la caravana se expresaban temerosos de hablar con la prensa por miedo a represalias de parte de los hospitales en que trabajan. “No se están preocupando por el personal, no están proveyendo los materiales necesarios, y hay muchos despidos. Entonces, cuándo venga el brote de coronavirus... ¿dónde los van a buscar?”, cuestionó una enfermera que pidió no ser identificada.

La manifestación no contó con el apoyo formal del Colegio de Profesionales de la Enfermería, aunque la presidenta del gremio Ana Cristina García se mostró solidaria con el reclamo. “El colegio continúa en el frente de batalla donde se ha mantenido hasta el momento insistiendo al gobierno que se haga justicia para todos los enfermeros de la Isla”, sostuvo.

Indicó, además, que —hasta el momento— solo algunos hospitales del gobierno entregaron el incentivo al personal de enfermería. Mientras que detalló que el Departamento de Hacienda es el encargado de entregarle el incentivo a los enfermeros del sector privado. “Hay mucha falta de información con relación a este incentivo económico. Ellos merecen recibir ese dinero y estar informados sobre cómo se procesará dicha ayuda, tan necesaria en estos momentos difíciles”, expresó.

El incentivo de la gobernadora Wanda Vázquez, avalado por la Junta Federal de Control Fiscal, otorga $3,000 a enfermeros del sector privado, $4,000 a los que trabajan en el sector público y en Salud Correccional, y $3,250 para enfermeros que laboran por servicios profesionales.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.