PLAYÁ

María de los Ángeles Pérez y Edward Pringle, creadores de Playá Drinks. 

En respuesta a los retos que presentó la pandemia, Edward Pringle y María de los Ángeles Pérez idearon Playá Drinks. Se trata de una nueva línea de productos ‘ready to drink’ que celebra a los amantes de las experiencias de aventura y de explorar los destinos de turismo interno que se han vuelto muy populares.

Y es que, habiendo cesado las producciones entretenimiento, eventos y espectáculos en la Isla durante los pasados 18 meses —industria para la cual ambos laboran— el dúo de emprendedores se animó a desarrollar la idea que por años les había entusiasmado. Entendieron que “era el momento adecuado para crear”.

“Esta es una apuesta que hemos hecho y que canaliza una pasión que llevábamos desarrollando por un tiempo”, dijo Pringle. “Es un ejercicio para no quedarnos de brazos cruzados y apostar a la innovación y a nuestros talentos para desarrollar esta nueva línea de negocios, que se alinea perfectamente con nuestro negocio de producción de eventos. Estamos más que satisfechos con la acogida inicial que ha tenido y la respuesta que hemos recibido de los consumidores que ya han probado el producto. Apostamos a colocarnos entre las primeras posiciones en preferencia dentro de esta categoría, así como a seguir innovando para continuar el crecimiento de la marca”, agregó pérez.

Playá Drinks son bebidas creadas a base de vodka de alta calidad y con sabor a jugos completamente naturales de limón y limón fresa, que tienen solo 90 calorías. La fórmula fue creada bajo la supervisión de químicos expertos en la fabricación de alimentos, quienes se inspiraron en los sabores tropicales que distinguen la Isla, para obtener un producto refrescante.

El producto —diseñado siguiendo los más altos estándares de calidad y usando ingredientes ‘premium’— fue pensado tomando en cuenta la nueva generación de jóvenes consumidores aventureros, deseosos de deleitarse con un producto de calidad mientras disfrutan de los encantos de la Isla, y que también se preocupan por el medioambiente.

Es por esto que el empaque es una botella y no un ‘pouch’. “Se creó tomando en consideración que pueda ser reutilizada y reciclada. Es muy fácil de cargar y se puede volver a cerrar cuando quiera el consumidor. No contiene sorbeto adicional, que tanto contamina al ambiente”, concluyó Pérez.

La distribución del producto estará a cargo de F & B Logistics, con sede en Aibonito. La meta es un plan de distribución amplio que incluya supermercados, gasolineras, farmacias, así como introducir el producto en negocios de bebidas como los “chinchorros”.

El producto ya está disponible en 60 pueblos de la Isla, con una proyección de alcanzar el 75% en los primeros tres meses.