pescados

En estos días muchos gustan de comer pescado fresco, por eso acuden a las distintas pescaderías de nuestra Isla, así como a supermercados para adquirirlos. Al comprar pescado recuerda:  

• Al momento de comprar pescado debes estar muy pendiente de su aspecto.

• Los pescados deben estar guardados con abundante hielo para mantener la temperatura adecuada, para evitar que desarrollen bacterias, así como también para aplazar su proceso de descomposición.

• Su olor debe denotar frescura. Olor agradable a mar. El tiburón y la raya expiden un olor más fuerte por su contenido de urea.

• Si compra el pescado entero, su piel debe lucir reluciente, las agallas rosadas y los ojos brillantes.

• La piel debe sentirse firme al tacto. Con el dedo índice presiona la piel, que no deberá quedar hundida. La carne debe ser blanda, pero elástica.

• Cuando compres pescado en filetes o rodajas, debes estar pendiente si la carne presenta un aspecto translúcido, no lechoso. No compres pescado que presenten bordes resecos y signos de decoloración porque son síntomas de poca frescura.

• Si compras tu pescado en la pescadería, pídeles que le retiren las escamas y lo limpien. Una vez en la casa guarda cada pescado individualmente en papel transparente y lleva al congelador. Empaca bien, porque de esto dependerá que pueda mantener el pescado en el congelador hasta dos meses.

• El día que desees consumirlo, solo retira el pescado del congelador y coloca sobre un plato que guardarás en la última tablilla de la nevera para que se descongele sin temor a que adquiera alguna bacteria.

• Nunca dejes el pescado afuera de la nevera para que se descongele, a menos que estés en la cocina y que dicho tiempo no se prolongue más de 30 minutos.

Tags

Editora de revistas Mírame Siempre, Bienestar Total, Secciones Especiales y Suplementos. Graduada de la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico. Cuenta con más de 30 años de experiencia en periodismo local e internacional.