NAGUABO — Aun cuando esta semana se amplió a 109 la cantidad de comedores escolares para servir 263,536 raciones de comida caliente en varios municipios de la Isla, son muchas las mesas a las que no está llegando el calor de los alimentos listos para ingerir.

Como en otras tantas comunidades, en Playa Húcares, en Naguabo, la falta de recursos económicos y el hambre ya estaban en muchos hogares antes de la actual emergencia por el Covid-19. No solo se agravó la precariedad para estas familias con el huracán María de 2017, sino que la paralización de la economía local debido a las medidas para aguantar el avance del coronavirus ha dejado a más personas en un estado de mayor vulnerabilidad. No todos hacen sus tres comidas diarias.

Precisamente, la naguabeña Damaris Cantero Mangual, quien tiene cuatro hijos, entre ellos una niña de ocho años y un joven de 18 años, confirmó que no han recibido almuerzos u otro tipo de ayuda más allá de la brindada por el líder comunitario Carlos Pérez García.

Damaris Cantero

Damaris Cantero, quien todavía no se recupera de los estragos del huracán María, dijo que hay mucha necesidad en las comunidades. 

Cantero Mangual dijo que el incentivo de $1,200 que habilitó el gobierno estadounidense para ayudar a las personas en medio de la pandemia —que en Estados Unidos comenzó a repartirse desde mediados de abril— le ayudaría grandemente. Para recibirlo, tiene que esperar hasta que entre en vigor la tercera fase establecida por el Departamento de Hacienda.

Esta naguabeña es ama de casa, no rinde planilla y recibe el beneficio del Programa de Asistencia Nutricional (PAN). Narró que lo perdió todo en el huracán María y aunque la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) le aprobó $15,000 para arreglar su residencia, no fue suficiente porque el estimado de daños sobrepasó los $30,000. También recibió otra ayuda del programa Tu Hogar Renace.

“Necesito dinero para seguir arreglando mi casa y por la situación que tenemos actualmente, pues alimentos, productos para desinfectar mi hogar, porque no se consigue alcohol ni ‘hand sanitizer’ en ninguna parte y lo poco que aparece está demasiado de caro”, expresó la residente del sector La Ola en Playa Húcares.

La Ola

En el sector La Ola en Playa Húcares en Naguabo, se hace evidente la necesidad de infraestructura y mejores condiciones de vida para los residentes.

Pérez García precisó que el gobierno tiene una responsabilidad de proveer alimentos que no sean perecederos y artículos de primera necesidad, porque la gestión de entrega de almuerzos que la Junta Federal de Control Fiscal le exigió al Departamento de Educación (DE) y al gobierno no es suficiente ante tanta necesidad.

“Todavía tenemos los embates de ese huracán (María) y ahora con esta pandemia se exacerba más la capacidad de la gente de obtener principalmente alimentos, porque el costo de los alimentos ha aumentado a tal grado que cuando usted va a comprar, (independientemente de) su capacidad económica, aun teniendo cupones (el PAN), no le va a dar para poder obtener los alimentos necesarios”, expresó Pérez García.

Denunció, además, que no son suficientes los almuerzos confeccionados en algunos comedores escolares y que en varias comunidades naguabeñas no se recibieron los alimentos que entregó el gobierno a entidades sin fines de lucro para distribuirlos entre los más necesitados.

“Yo fui el martes a una residencia donde viven siete niños a entregar tres almuerzos porque no me da, lo que me mandan son 50 almuerzos. Ese nene me miró y me dijo: ‘Oye, para mí tú no traes nunca’. Entonces ven que yo soy el que no llevo y no ven que es el gobierno el que no está preparado en un plan estructurado, organizado para suplir”, añadió.

Carlos Iván Pérez García

El líder comunitario Carlos Iván Pérez García, pidió al gobierno que atienda sus reclamos porque son quienes conocen las verdaderas necesidades de los ciudadanos.

Otra vecina del sector La Ola, Carmen María Mejías, recalcó que en esta y en otras comunidades hay mucha necesidad, específicamente de alimentos y que urgen otras cosas, como la repavimentación de un camino aledaño a su residencia. En este asunto, aseguró que “si una persona se enferma, una ambulancia no podría pasar por ahí, por la condición en la que se encuentra ese camino desde el huracán María”.

Preocupan los contagios en comedores escolares

Por otro lado el secretario de Educación, Eligio Hernández Pérez, afirmó que a partir de hoy habrá ajustes en el servicio de confección de almuerzos en algunos comedores escolares, debido a varios casos positivos de Covid-19 que se han detectado.

Al momento, hay 50 contagios en los comedores y sus almacenes, por lo que se activó el protocolo y se mantiene en cuarentena a 278 empleados. Hernández dijo que cerró los almacenes de Caguas, Mayagüez, Comerío y Canóvanas. En este último, los trabajos de limpieza y desinfección ya comenzaron con la colaboración del ayuntamiento.

Esta situación ha levantado preocupación en cuanto a si se reducirá la cantidad de almuerzos para repartir y cuántas personas se quedarán sin comida.

Hernández dijo que la suspensión de los servicios será hasta tanto lleguen los resultados de las pruebas moleculares para detectar el Covid-19. Con los datos validados, se activará al personal para la reapertura de los comedores y almacenes.

“Estamos evaluando alternativas a corto plazo que puedan minimizar inconvenientes en la distribución. Igualmente, se evalúan opciones para poder cumplir con las cantidades de almuerzo solicitadas por los alcaldes en aquellos pueblos en que se hayan cerrado almacenes o comedores por los casos positivos”, agregó.

EL VOCERO le preguntó cuántos menores de 18 años se afectarían con esta situación, a lo que respondió: “Lo que ocurre es que la cantidad de comensales varía de un día al otro. Hemos tenido municipios que han iniciado con mucha cantidad de alimentos y mientras han ido pasando los días han disminuido los comensales”.

Mientras, los almacenes de Caguas, Mayagüez y Comerío serán desinfectados a través de la contratación de una compañía por parte de la Oficina para el Mejoramiento de Escuelas Públicas. El cierre temporal afectará principalmente las regiones de Caguas, con cinco escuelas; Mayagüez, con siete y Humacao con 20, para un total de 32.

Hablan los alcaldes

El alcalde de Naguabo, Noé Marcano, explicó a EL VOCERO que están solicitando que se abra un tercer comedor escolar, ya que al momento solo se reparten 1,100 almuerzos en las comunidades. Sobre el camino sin asfaltar en el sector La Ola, mencionó que ya el trabajo está subcontratado, pero se detuvo por la pandemia.

En un video publicado en Facebook la semana pasada, Marcano informó que había solicitado que se abriera un segundo comedor escolar. Eso sucedió y se habilitó la escuela Juan José Maunez. En esa publicación, dijo además que establecerán “servicarros” para que los padres puedan recoger la comida. Las personas del pueblo que necesiten alimentos, el alcalde indicó que pueden llamar al 787-874-1222.

Mientras, el alcalde de Añasco, Jorge Estévez, reclamó al secretario de Educación que también atienda su solicitud para suplir más almuerzos a los niños y jóvenes.

Afirmó que solicitó 2,000 comidas, pero solo les entregan 800, por lo que tienen colegios privados como Valeriana y Masis que le están supliendo 600 almuerzos. Precisamente, es del almacén de comedores escolares de Mayagüez —que se tuvo que cerrar por casos positivos de Covid-19— de donde salen los suministros para Añasco.