Sully Díaz

Sylly Díaz

En tiempos de pandemia muchas personas han visto cómo se han alterado sus roles de vida y aumentado los estresores.

Durante esta emergencia la actriz Sully Díaz decidió compartir sus vivencias y relatar su experiencia con una condición de salud mental e incentivar a otros a echar a un lado el estigma, buscar ayuda y encaminarse hacia una vida plena.

“Mi primera manifestación (de situación de salud mental) fue a los 17 años. Estudiaba actuación en la UPR-Río Piedras con Dean Zayas y trabajaba en televisión. Tenía unos padres maravillosos y una familia feliz, pero me acostaba todas las noches llorando…hasta que una amiga me alertó”, comenta cándidamente la actriz.

“A los 25 años me iba a casar, pero no podía decidir. A las 3:00 p.m. pensaba que sí y a las 6:00 p.m. que no. ¡Y todo en extremos! No solo era la indecisión sino lo rápido que podía pasar de una cosa a la otra. Fui a un psicólogo y me diagnosticó ciclotimia aguda (provoca variaciones de humor, pasar de la euforia a la depresión, por ejemplo), que debía tomar litio para balancear mis emociones. Pero soy actriz y dependo de mis emociones. Si tengo una escena donde tengo que llorar y no puedo, entonces no iba a poder hacerlo. Mi decisión fue no tomar el medicamento para no afectar mi profesión. En ese entonces, ignoré buscar ayuda".

“A los 35 años, cuando algo no me salía bien o estaba en una relación y había algún problema, me ponía muy acelerada y sentía como un tornado dentro de mí, con falta de paz. Sentía que la cabeza me iba a explotar con diferentes pensamientos, a causa de no tener control sobre mi vida, ni de mis sentimientos. Tenía una desesperación mental y decidí comenzar con los medicamentos recomendados”, comenta.

“Los medicamentos no te hacen efecto de un día para otro. Tuve que esperar como cuatro meses. Mi doctora de familia estuvo conmigo todo el tiempo. Tuvo la sensibilidad de ver lo que me estaba pasado y ahí mejoré. Podía producir. Tenía una vida bastante balanceada. Estuve así como seis años”, indica.

“Entré en otra relación y ahí se expresó mi condición nuevamente. No importa en qué estado te encuentres, maníaco o depresivo, la condición se manifestó a sus anchas. Empecé en distintos tratamientos y sucedió lo que temía, en medio de una escena cuando se suponía que llorara, con un “crew” de 150 personas, no me salían las lágrimas. Fue vergonzoso. El camino a la recuperación a través de los fármacos no es fácil y puede ser retante”, comenta la actriz diagnosticada con bipolaridad. Sin embargo, recomienda que hay que considerar y utilizar los medicamentos como herramienta en el proceso de recuperación.

A través de su vida, Sully ha podido acumular experiencias y soluciones y lleva muchos años en control de su condición.

Consejos de la actriz

Primero, tener disciplina con la mente. “El trabajo de la mente es pensar y va a pensar cualquier cosa”, explica. “Hay que tener disciplina en el control de los pensamientos”. Luego conocer cómo se manifiesta la condición, tener un diagnóstico correcto e informar a la familia sobre la condición. En su opinión, encontrar el tratamiento adecuado puede tomar entre ocho meses y tres años.

Sully recomienda tener la mente ocupada con lecturas de temas que te gusten o estudiar, “poner el cerebro 100% en una materia y pasar un examen”, por ejemplo, es un esfuerzo positivo para enfocarte. Para ella es importante tener la casa recogida, rodearse de aquellas cosas que le traigan paz y conocer los detonantes. El alcohol y las drogas pueden ser el enemigo número 1.