Cala metas

>Suministrada

En los últimos cuatro meses, el trabajo ha cambiado de forma drástica, pero estos cambios ¿persistirán en el futuro?

Microsoft elaboró el segundo Work Trend Index (Índice de tendencias laborales) en el cual exploran esta idea combinando las perspectivas de tres fuentes de información: las tendencias en el uso de su herramienta Teams, los resultados de una encuesta de Harris Poll a más de dos mil trabajadores a distancia en seis países y las conclusiones de más de 30 proyectos de investigación realizados en Microsoft, que buscan conocer la experiencia de los trabajadores a distancia a través de encuestas, entrevistas, estudios cotidianos, grupos de enfoque y estudios sobre el cerebro humano.

El objetivo de Microsoft es descubrir los aspectos tanto buenos como malos del teletrabajo para poder acelerar el desarrollo de productos en las áreas adecuadas, predecir cómo cambiará el trabajo en el futuro y ayudar a sus clientes a prosperar en este nuevo mundo laboral. Entre los principales hallazgos, se encuentran que la colaboración a distancia es más difícil, pero el regreso al trabajo presencial puede llegar a ser igual de difícil.

Además, en uno de los estudios el equipo de investigación pidió a 13 equipos de dos personas que realizaran juntos tareas similares: una vez en persona y una vez a distancia, mientras que sus cambios en las ondas cerebrales eran monitoreados a través de un dispositivo.

En específico, los patrones de las ondas cerebrales asociados al estrés y al trabajo excesivo fueron mucho más altos en la colaboración a distancia que en la colaboración en persona.

Sin embargo, también descubrieron algo inesperado: si el par trabajaba primero a distancia, sus ondas cerebrales sugerían que les resultaba más difícil trabajar después juntos en persona en la segunda tarea.

El estudio aportó dos conocimientos importantes: en un mundo que está migrando cada vez más al teletrabajo, las personas encuentran que la colaboración a distancia es mentalmente más difícil, pero también, a medida que regresan a un trabajo presencial más frecuente conforme la pandemia disminuye, pueden sentir que ese trabajo es más difícil que antes del Covid-19.

Un segundo estudio encontró que los marcadores de las ondas cerebrales asociados con el trabajo excesivo y el estrés son significativamente más altos en las videollamadas que en el trabajo no relacionado con reuniones, como escribir correos electrónicos.

Además, debido a los altos niveles de concentración sostenida, la fatiga comienza a sentirse a los 30-40 minutos de la reunión.

Con días llenos de videollamadas, el estrés empieza a sentirse a tan solo dos horas de iniciado el día.

El estudio sugiere varios factores que causan esta fatiga por videollamadas: tener que enfocarse continuamente en la pantalla para captar la información relevante y mantenerse participativos; menos señales no verbales, que ayudan a percibir el ambiente de la sala o a saber de quién es turno de hablar y compartir la pantalla con una vista muy reducida de las personas con las cuales se está interactuando.

Para ayudar a resolver estos problemas a través de su tecnología, Microsoft lanzó una serie de actualizaciones de Teams diseñadas para crear una conexión más humana entre las personas y reducir la fatiga por videollamadas: el modo Juntos y la vista Dinámica.

Más de la mitad de los padres que participaron en la encuesta (54%) afirman que ha sido difícil equilibrar las demandas de la casa mientras hacen trabajo remoto.

Esta carga fue más pesada para los milennials así como para los recién ingresados a la fuerza laboral, la generación Z.

Esto puede deberse a que este grupo es más propenso a tener que cuidar de niños pequeños o a compartir espacios de trabajo con compañeros de cuarto mientras trabajan de tiempo completo.

Aunque balancear el cuidado de los niños con el teletrabajo es algo temporal, podría cambiar nuestra relación con nuestros compañeros de trabajo a largo plazo.

El 62% de las personas encuestadas afirman que sienten más empatía hacia sus colegas ahora que tienen una mejor perspectiva de la vida en casa.

Este sentimiento fue especialmente alto en China y México, donde el 91% y el 65% de los participantes en la encuesta sintieron mayor empatía, respectivamente.

Los estudios de Microsoft indican que el trabajo consistirá en una combinación óptima de colaboración presencial y a distancia.

El 82% de los directores encuestados esperan contar con políticas de teletrabajo más flexibles después de la pandemia.

Por otra parte, el 71 % de los empleados y directores manifestaron el deseo de continuar trabajando desde casa al menos parte del tiempo.

Aun así, las investigaciones revelaron varias molestias relacionadas con el teletrabajo. Casi el 60% de las personas encuestadas se sienten más alejadas de sus colegas desde que trabajan a distancia con más frecuencia.

En China, esta cifra se disparó a 70%.

Asimismo, solo el 35% de los participantes cuentan con espacio exclusivamente para trabajar a distancia.

Por lo tanto, no sorprende que las distracciones, los problemas de conectividad y la falta de ambientes de trabajo ergonómicos hayan sido señalados como algunas de las principales molestias relacionadas con el teletrabajo.

Esto indica que, pese a que el futuro del trabajo será más a distancia que nunca, el espacio en las oficinas físicas seguirá siendo una parte fundamental del futuro del trabajo.