Terrazas

La construcción de terrazas es de esos proyectos del hogar que resulta interesante, porque representa un espacio común para compartir con familiares y amigos. Asimismo, una terraza bien construida añade estética y valor a la propiedad.

Este tipo de mejora exterior al hogar, puede resultar en un proyecto sencillo o complejo, así como económico o costoso en términos de presupuesto. Claro, esto dependerá del uso que se dará al espacio que ocupará.

Pero como toda construcción es un proceso que -ahora más que nunca- debe tratarse con seriedad, EL VOCERO solicitó a la arquitecta Astrid Díaz algunas recomendaciones para hacer una terraza correctamente.

La creadora de la iniciativa “Casco Time” compartió varias recomendaciones:

1. Tener claro el propósito y uso que le darán al espacio.

2. Consultar a un profesional. Los profesionales de la construcción podrán orientarle adecuadamente para cumplir con los códigos de construcción, a la vez que logran una compenetración entre las expectativas de la familia (lo que quieren o necesitan, que les gusta y el presupuesto que tienen disponible), para así establecer el tipo de construcción (madera, hormigón o combinado).

3. Analizar el espacio. Como familia deben tener presente el espacio que ocupará la terraza, no vaya a ser que se ubique tras una habitación donde obstruya la ventilación y luz natural, o la privacidad de esta. Igualmente, deben establecer si se construirá atada o separada de la estructura principal. Esta decisión también dependerá del acuerdo a la estabilidad estructural, el espacio, costos y tipo de suelo donde se establecerá la estructura. Gran parte de las terrazas se construyen contiguo a las casa, porque muchas familias abren sus sala de estar, comedor o cocinas con puertas que facilitan el acceso entre los espacios comunes del hogar. El techo de la terraza, por lo general, descansa sobre el techo de la estructura de la casa y por eso hay que saberlo anclar, para que durante el paso de un huracán o terremoto no le cree peso adicional a la residencia.

Una terraza resistente

Díaz, quien cuenta con más de dos décadas de experiencia en el capo de la arquitectura, compartió que últimamente las construcciones de terrazas se están haciendo combinando las columnas en hormigón, el techo en madera y los anclajes en metal. “Es una combinación que bien diseñada resiste muy bien temblores y huracanes. Igualmente las construcciones que son completamente en madera, si están bien reforzadas pueden ser resistentes. Por ello, es importante que esté diseñado de acuerdo a los códigos”, subrayó Díaz.

De hecho, la arquitecta añadió que a partir del 15 de noviembre se presentará una enmienda a los códigos de construcción en Puerto Rico. Aunque es el mismo International Building Code que rige a las construcciones de los Estado Unidos, una de las secciones fue revisada a raíz de los huracanes Irma y María, y las cargas laterales por los terremotos.

“Estos nuevos códigos surgen a raíz de las evaluaciones de daños ocasionados por los huracanes Irma y María el año pasado, y el interés de los profesionales de la industria de la construcción en crear más casas resistentes y seguras”, acotó.

Tipos de techos

Cuando las terrazas se adhieren a la residencia, si no están bien unidas puede haber filtraciones. En ese sentido, Díaz recomienda tomar en consideración que el techo de madera debe ir más alto que la casa, sea que se decida hacerlo plano –con inclinaciones interiores para el desagüe- o a un aguas como mayormente se da este tipo de terraza.

“El asunto con los techos planos es que deben tener un anclaje más reforzado porque, a los techos planos el viento los succiona más fácilmente durante un huracán, por ser espacios que quedan parcialmente abiertos. Los techos planos con columnas minimalistas lucen muy bien, pero deben reforzarse mucho más. También en terrazas independientes (tipo gazebo) suelen usarse los techos a dos o cuatro aguas”, explicó.

Otro punto importante en cuanto a los materiales son las vigas -elementos horizontales que van de un lado a otro- que descansen en una viga madrina alrededor de las columnas, y que van hasta el techo de la estructura ya existente. “Las vigas casi siempre se repiten y suelen ser 2x12’pies o 2x8’pies. Se colocan cada 24 pulgadas de centro a centro y caen en los anclajes de bolsillo. Estos juegan un papel muy importante y debe haber uno por viga. Por ejemplo, si hay 12 vigas son 12 anclajes, en ambos lados para que se conecte a las columnas y vigas madrinas alrededor de la estructura principal”, detalló Díaz.

Aclaró que mientras más espacio entre las vigas, más alto deben ser estas y por ende soportará más carga. “La utilización de las vigas también son parte del diseño, o sea, que se busca que las vigas sean altas, por ejemplo. Es una decisión tanto estructural como arquitectónica sobre el ambiente que vivirá la familia en el espacio”, añadió.

Pérgolas

Sobre las terrazas tipo pérgola, la arquitecta señaló que en su estructura básica son igual a cualquier terraza. No obstante, mencionó que “cuando las terminaciones son en madera deben estar bien reforzadas, y si se decide terminar con acrílico se recomienda que sea resistente a impacto”.

Los cimientos

“Los cimientos y tipo de suelo también juegan una parte importante en toda construcción. Cuando ya está la casa construida más o menos se conoce la estabilidad del terreno, pero aun así se debe tomar muy en cuenta donde se está colocando la zapata. También se debe tener presente el tipo de suelo que se utilizará. Si es un piso en madera debe levantarse para que no se pudra. Mientras que un piso en hormigón permite jugar con diversos materiales o dejarlo crudo para que contraste con la madera. También se puede utilizar lozas”, concluyó.