coronavirus covid-19

Existía entre los científicos y epidemiólogos la esperanza de que el descubrimiento de varias vacunas contra el covid-19 podría ayudar a lograr en muchos países a lograr la inmunidad colectiva o de rebaño, como mejor se le conoce, mediante una combinación de inoculación e infección previa. Dos variantes del virus detectadas hicieron que cambiaran de opinión.

Datos de un ensayo con las vacunas en Sudáfrica mostraron no solo que una variante del SARS CoV-2 de rápida propagación podría atenuar el efecto de la vacuna. Y lo que es peor, también evadir la inmunidad natural en personas que habían sido previamente infectadas.

Se están actualizando los modelos de laboratorio con miras a tener en cuenta la capacidad de las variantes para escapar de la inmunidad natural y espera proporcionar nuevas proyecciones.

Las nuevas variantes de Sudáfrica y Brasil han socavado el optimismo y ahora se cree que el SARS-CoV-2 permanecerá como un virus endémico, continuará circulando en las comunidades, pero, además, probablemente causará una carga significativa de enfermedad y muerte en los próximos años.

Como resultado, dijeron los científicos, las personas podrían esperar continuar tomando medidas como el uso rutinario de máscaras y evitar lugares concurridos durante los aumentos repentinos de covid-19, especialmente para las personas con alto riesgo.

Incluso después de la vacunación, habrá necesidad de utilizar mascarillas profilácticas si persistiera una variante de covid-19, dijo en una entrevista el doctor Anthony Fauci, asesor médico en jefe del presidente estadounidense Joe Biden.

“Todo lo que necesitas es un pequeño movimiento de una variante (que provoque) otra oleada”.

Empero, no todo es desesperanza. Algunos científicos reconocen que las perspectivas podrían mejorar. Las nuevas vacunas, que se han desarrollado a una velocidad récord, todavía parecen prevenir las hospitalizaciones y la muerte, incluso cuando las nuevas variantes son la causa de la infección. Muchos desarrolladores de vacunas están trabajando en inyecciones de refuerzo y nuevas inoculaciones que podrían preservar un alto nivel de eficacia contra las variantes. Y los científicos dicen que aún queda mucho por aprender sobre la capacidad del sistema inmunológico para combatir el virus.

Gracias a las vacunas, las tasas de infección por covid-19 ya han disminuido en muchos países desde principios de 2021, con algunas reducciones drásticas en las enfermedades graves y las hospitalizaciones entre los primeros grupos de personas que se vacunaron.