Guánica 1
El terremoto de magnitud 6.4 al suroeste de Puerto Rico ocasionó la destrucción de muchas residencias. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

GUÁNICA — A un año del comienzo de los terremotos de mayor escala registrados en el suroeste del País, residentes de la zona temen que se vuelve a repetir la historia en momentos en que todavía los municipios están recuperándose de estos eventos.

En la barriada Esperanza, en Guánica, abunda la incertidumbre. Los residentes viven con el temor de que un sismo más fuerte puede ocurrir, según constató ayer EL VOCERO en un recorrido.

Guánica 2
El alcalde Santos Seda ha dicho que hay más de 3,000 residencias para demoler en su pueblo. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

“No se puede estar tranquilo. Los temblores son constantes, estamos en un día así normal, hablando frente a la casa y vemos los carros moverse”, relató Gabriel Casiano en entrevista con este medio.

Y es que, según dijeron los vecinos, hasta la vibración provocada por el paso de camiones les asusta porque se confunde fácilmente con un temblor.

Casiano reside en el Barrio Bélgica, pero frecuenta la barriada Esperanza, donde vivía su hijo, quien —junto a su esposa y sus tres hijos— abandonaron la comunidad por miedo a los sismos.

Guánica 3
Desde la izquierda, Roberto Torres y Gabriel Casiano, frente a una estructura agrietada en la barriada Esperanza. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

Según varios vecinos, alrededor del 40% de las familias abandonó la comunidad Esperanza, unos porque sus casas quedaron habitables, mientras que otros se marcharon del lugar por miedo a lo que podría suceder.

Lo cierto es que la actividad telúrica no ha cesado. Tan reciente como el jueves, la Red Sísmica de Puerto Rico registró dos sismos en esta zona de magnitud 4.8 y 4.6.

Un terremoto de magnitud 6.4 al suroeste de Puerto Rico fue el evento principal de un enjambre sísmico que se produjo en la falla de Montalva en enero pasado.

"Nos sentimos abandonados"

Guánica 4
A un año de los fuertes sismos, así luce una calle de Guánica. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

Mientras, quedan en el aire muchas interrogantes. Los residentes se han cuestionado hasta lo natural de estos fenómenos por la presunta falta de acción e información a nivel gubernamental, tanto estatal como federal.

“Es como si ellos supieran cosas que no nos quieren decir. Nos sentimos abandonados”, expresó, por su parte, Roberto Torres, residente de la barriada Esperanza.

En febrero pasado el alcalde saliente de Guánica, Santos “Papichy” Seda, muestra que en el municipio hay cerca de 3200 viviendas que han sido señaladas para demolición por los ingenieros estructurales.