Colin Powell

Colin Powell, en una imagen de archivo. (AP Photo/Vincent Michel)

A pesar de haberse vacunado contra el covid-19, Colin Powell no pudo darle pelea al virus y falleció esta mañana.

Powell, un general de cuatro estrellas que se convirtió en el primer secretario de Estado negro y jefe del Estado Mayor Conjunto, murió este lunes por complicaciones del covid-19.

A pesar de estar 100% vacunado, seguía siendo vulnerable al virus debido a su avanzada edad y a sus antecedentes de salud, lo que pone de manifiesto el riesgo que siguen corriendo muchos estadounidenses hasta que se inmunice una mayor parte de la población.

Powell, de 84 años, había sido tratado en los últimos años de un mieloma múltiple, un cáncer de la sangre que merma la capacidad del organismo para luchar contra las infecciones, y para responder bien a las vacunas.

Las vacunas contra el covid-19 son muy eficaces contra la hospitalización y la muerte, y los no vacunados tienen unas 11 veces más probabilidades de morir a causa del coronavirus. Pero no son perfectas, y los expertos subrayan que la vacunación generalizada es fundamental para dar una capa adicional de protección a los más vulnerables.

"Cuanta más gente se vacune, menos propagación viral habrá en la comunidad y menos posibilidades de que personas como él se infecten, para empezar", afirma el Dr. Mangala Narasimhan, jefe de cuidados intensivos de Northwell Health, en Nueva York.

Además, las personas con el sistema inmunitario debilitado por enfermedades como el cáncer -o por tratamientos contra el cáncer- no siempre obtienen el mismo nivel de protección de las vacunas que las personas más sanas.

Varios estudios han revelado que hasta un 45% de las personas con mieloma múltiple pueden desarrollar niveles protectores de anticuerpos contra el coronavirus después de recibir la vacuna.

La edad también es un riesgo, especialmente meses después de que alguien se vacune por primera vez.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han observado descensos en la protección, especialmente entre los estadounidenses de más edad que estuvieron entre las primeras personas vacunadas el pasado invierno. La reducción de la protección es el resultado de la disminución de la inmunidad o de la variante delta extra-contagiosa.

El Dr. Ed Lifshitz, director médico del Servicio de Enfermedades Transmisibles del Departamento de Salud de Nueva Jersey, discrepó con aquellos que podrían señalar la muerte de Powell para argumentar en contra de la vacunación.

"Mi respuesta es realmente la contraria", dijo. "La forma de ayudar a los más vulnerables es no dejar que el virus llegue a ellos en primer lugar, y la mejor forma de hacerlo es salir a vacunarse", señaló.

El gobierno estadounidense ha autorizado una dosis extra de las vacunas de Pfizer o Moderna para las personas con sistemas inmunitarios debilitados para intentar mejorar su respuesta.

Y el mes pasado las autoridades sanitarias estadounidenses instaron a aplicar dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer a todas las personas de 65 años o más una vez que hayan pasado al menos seis meses de su vacunación inicial, junto con otras personas de alto riesgo. También se están considerando refuerzos para los receptores de las vacunas Moderna y Johnson & Johnson. 

Lo que no se ha confirmado es si Powell había recibido una dosis de refuerzo. 

Kathy Giusti, fundadora de la Fundación de Investigación del Mieloma Múltiple, recordó haber conocido a Powell cuando habló con el grupo de defensa sobre su diagnóstico en 2019, y "conectó con cada paciente, cuidador y médico en la sala".

En un comunicado, dijo que además de las vacunas, los pacientes con cáncer deben considerar otras precauciones, como seguir con las mascarillas y evitar las multitudes.