distanciamiento social

Ante la emergencia global provocada por el coronavirus (Covid-19), la salud mental adquiere un rol protagónico en el nuevo plan de entrenamiento de los atletas. El atípico escenario de distanciamiento social podría generar incertidumbre y ansiedad en deportistas juveniles y de alto rendimiento que han visto paralizadas sus actividades deportivas.

“Puede ser un escenario complicado para los atletas, algunos fuera de Isla, porque en cuarentena y aislamiento enfrentan mucha restricción de movimiento, pérdida de libertad, cancelación de todos los eventos deportivos y sobre todo incertidumbre”, aseguró la psicóloga deportiva Rosa Hechavarría a EL VOCERO.

La doctora aseguró que la posposición de todo evento deportivo —como lo es el caso de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020— disminuye en parte la incertidumbre en los atletas, quienes han dedicado mucho tiempo de preparación para sus compromisos en esta y otras justas.

Pero ahora que la totalidad de los compromisos deportivos se encuentran en pausa, es importante que el atleta asuma control de la situación y redirija sus pensamientos para adaptarse a la nueva realidad momentánea que se vive a nivel global según la especialista.

“Lo más recomendable es recalibrarse. (Los atletas) deben ver realmente quiénes son, de qué son capaces y qué es lo que quieren hacer. Es bien importante que se concentren en el aquí y el ahora. Eso es lo único que ellos pueden controlar”, comentó la doctora, quien es parte del grupo de misión de la delegación de Puerto Rico a los Juegos Olímpicos que fueron postergados para 2021.

La emergencia del Covid-19 —que sumaba sobre 690 mil contagios a nivel global al cierre de esta edición— ha puesto en pausa todo tipo de deporte, trastocando la agenda de compromisos y entrenamientos de los atletas.

Suscríbete para recibir en tu email las noticias más importantes de Deportes.

“Algo que también pueden hacer es un itinerario donde haya contacto social. Si es un deporte de equipo, pues todos los días se deben reunir a conversar. Hay clubes que incluso reúnen a entrenar de forma virtual y es una alternativa muy buena”, añadió la también psicóloga clínica.

La experta aconsejó realizar calendarios diarios de entrenamientos para mantenerse en control de la situación y practicar ejercicios de respiración diafragmática para responder adecuadamente a posibles momentos de ansiedad o estrés.

Hechavarría —quien ha asistido a tres olimpiadas con la delegación boricua— también recomendó dedicar diariamente algunos minutos para conectarse a través de videollamadas con familiares y amigos, particularmente si el atleta se encuentra fuera de Puerto Rico. Lo mismo debería ocurrir con su entrenador.

“El apoyo emocional y moral de los entrenadores es bien importante, es hacer mucho más que enviarle un entrenamiento al atleta. Es conocer cómo está, qué le preocupa y en qué lo puede ayudar. La parte de la telecomunicación, de verle la cara y que ellos puedan ver las caras de sus entrenadores y también de sus familiares y amigos es mucho más importante”, continuó.

“Todos necesitamos sacarnos lo que nos está pasando y lo que estamos pensando en cada momento de este diario vivir de estar encerrados”, acotó la doctora con 23 años de experiencia.

Hechavarría extendió sus recomendaciones a atletas de nivel escolar y universitario, quienes también podrían enfrentar episodios de ansiedad y estrés por la detención de sus actividades físicas, así como planes posteriores de obtener becas o asistir a eventos de reclutamiento.